Han transcurrido dos años desde que el COVID-19 apareció en China por primera vez y desde ahí se propagó a todo el mundo, provocando una crisis económica sin precedentes de la que muchos países y sectores aún no logran recuperarse. No obstante, para el país asiático la situación ha sido distinta en este tiempo y su actividad económica ha visto cifras positivas.

China fue el primer país en reactivar su actividad económica en 2020, la cual, a pesar de que sí se vio afectada por la emergencia sanitaria, no alcanzó los niveles de depresión que experimentaron otros países. Además, sorprendió al mundo con su rápida y satisfactoria respuesta para combatir la pandemia y evitar el impacto de una recesión.

En 2020, en los tres primeros meses del año, que coincidieron con los meses más críticos de la expansión del COVID-19, la economía china experimentó una notable contracción, del 6,8 %, ya que el país se vio forzado a cerrar fábricas y plantas industriales en todo el territorio, lo que significó un gran golpe para la potencia, que por primera vez en 28 años tuvo números trimestrales negativos.

Proyecciones para China siempre fueron altas

En las proyecciones a la baja del Fondo Monetario Internacional (FMI) para casi todos los países del mundo, China siempre fue la excepción. El organismo proyectó que China crecería en 2020 con una expansión estimada del 1,9 %, a la que se sumaría un crecimiento del 8,2 % en 2021, el más alto en casi diez años.

Publicidad

Y la previsión terminó variando solo por una décima. En 2021, el producto interior bruto (PIB) de China creció un 8,1 %, según datos oficiales publicados este mes.

Las cifras ofrecidas por la Oficina Nacional de Estadística (ONE) también muestran que el PIB creció un 4 % interanual en el cuarto trimestre de 2021, una cifra mayor que la esperada por los analistas, de en torno a un 3,6 %.

La ONE aseguró que, en 2021, la economía china “siguió recuperándose de forma sostenida” y que los principales indicadores “alcanzaron los objetivos esperados”. El gobierno destinó el equivalente a 3,6 % de su PIB a estimular la economía a través de un paquete de ayuda fiscal.

La ONE aseguró que, en 2021, la economía china “siguió recuperándose de forma sostenida” y que los principales indicadores “alcanzaron los objetivos esperados”. El Gobierno destinó el equivalente a 3,6v% de su PIB a estimular la economía a través de un paquete de ayuda fiscal.

Publicidad

La Oficina Nacional de Estadística (ONE) aseguró que, en 2021, la economía china “siguió recuperándose de forma sostenida” y que los principales indicadores “alcanzaron los objetivos esperados”. Foto: EFE

China ha sabido sobrellevar la pandemia

Larry Yumibanda, economista y presidente del Círculo de Economía de Guayaquil, dice que lo que ocurre en China “es el efecto de, el que primero entra, primero sale”.

“Ellos entraron primero en la pandemia y la han sabido llevar bajo estrictas restricciones; lograron registrar un leve crecimiento en el 2020, y el del 2021 ha sido muy importante. Pero con el asunto de las variantes se están tomando las previsiones”, menciona.

Yumibanda comenta también que este crecimiento ha sido posible ya que China cuenta con reservas muy importantes de dinero, que han permitido que puedan seguir haciendo una política expansionista y llegar al crecimiento económico.

“El crecimiento se debe también a que nunca paró su norte, de expandir su economía; desde el 2013 tienen una hoja de ruta bien diseñada... Como es una planificación de largo plazo, a pesar de la pandemia, han seguido generando obra pública al interior de China y seguir invirtiendo en otras economías”, manifiesta.

Publicidad

Patricio Alarcón, expresidente de la Cámara de Comercio de Quito, coincide y menciona que China durante la pandemia nunca dejó de crecer y que venía históricamente de crecimientos del 7 %, 6,9 % y 6,8 % en 2019.

“Cuando todo el mundo decreció, China tuvo un modesto crecimiento en cuanto al comercio exterior, y se ha convertido en un proveedor a nivel mundial de bienes de capital de materia prima. Y tiene mucho que ver porque crearon a su debido momento zonas francas... Los costos de producción son muy bajos, el costo laboral es muy bajo, la generación de empleo interno genera mucho consumo, la inversión de proyectos de sectores estratégicos a nivel mundial es muy fuerte, prestan plata y recuperan mucha más en cuanto a los intereses, su política comercial se ha basado en abrirse al mundo, lo cual le permite llegar a más lugares”, apunta.

Alarcón refiere también que el país se ha convertido en la fábrica del mundo de toda tecnología y de maquinaria esencial para producción de alimentos y textiles. Y subraya que la producción de insumos médicos, como mascarillas, que tienen gran demanda por la pandemia de COVID-19, son solo un ejemplo mínimo en comparación con la cantidad de bienes de capital que están mandando al mundo.

China dice estar en una “posición de liderazgo mundial” en lo que a desarrollo económico y control de la pandemia se refiere.

Desaceleración en 2022

No obstante, para este 2022, aunque China dice estar en una “posición de liderazgo mundial” en lo que a desarrollo económico y control de la pandemia se refiere, también reconoce un entorno exterior “más complejo, grave e incierto” y la amenaza de las “presiones” sobre la economía nacional por factores como la contracción de la demanda y los problemas de suministro.

Publicidad

El crecimiento cayó a un 4 % respecto al año anterior en los últimos tres meses de 2021, según datos del Gobierno. En comparación, el trimestre anterior había crecido un 4,9 %; y en los primeros tres meses de 2021, un llamativo 18,3 %, recoge Infobae.

Expertos advirtieron que la debilidad persistiría este año debido a los nuevos brotes de coronavirus, por los que el país recurre a confinamientos sectorizados y restricciones que han afectado hasta a la logística y al transporte, y a la deuda del sector de bienes raíces. Eso podría tener repercusiones globales al deprimir la demanda china de acero, bienes de consumo y otras importaciones.

Ante los controles sobre la deuda del sector de bienes raíces, surgió una desaceleración en la construcción, un sector que sostiene millones de empleos. También se redujeron las inversiones inmobiliarias.

En este sector, el gigante inmobiliario chino Evergrande, que tiene unos 300.000 millones de dólares en pasivos totales, ha estado luchando para pagar sus deudas y ordenó demoler edificios en el país. Para distintos expertos, esta crisis puede desencadenar mayores riesgos y perjudicar a los propietarios de viviendas y al sistema financiero en general.

Bajo este escenario, el crecimiento económico chino en 2022 sufriría una desaceleración: está previsto que crezca entre 5 % y 4,3 %, según estimaciones del Gobierno.

Ante esta situación, Yumibanda dice que el crecimiento previsto para este año es importante y sigue estando por encima del promedio mundial, del de EE. UU. y del de la zona euro.

Refiere que es clave y que para esto el presidente chino, Xi Jinping, aboga por la globalización, haciendo una exhortación a que las economías del mundo sigan abriendo sus fronteras para que puedan llegar a un comercio con bajas restricciones arancelarias.

“Cuando economías emergentes, como la china, se desaceleran y, a su vez, (en) otras avanzadas, como EE. UU., Japón, la zona euro, hay una afectación en las exportaciones no petroleras. Pero en el caso de Ecuador la compensamos por incremento en términos nominales de las exportaciones petroleras”, subraya.

El experto agrega que para Ecuador es muy importante lo que ocurra en China, ya que están vigentes negociaciones muy importantes en cuanto a exportación de productos.

“Le exportamos aproximadamente 3.000 millones de dólares; puede ser que nos deje de comprar. Por eso es importante que el Gobierno ecuatoriano logre firmar con China el memorando de entendimiento para que así se vaya cristalizando un acuerdo comercial con el país”, indica.

Por su parte, Alarcón manifiesta que estas crisis son más a nivel interno y que, pese a que sí tienen fuerza en la economía de China, una fuerza mayor es la exportación.

“China no se verá afectada por la crisis, como otros países en los que una crisis interna puede golpear. Es una potencia mundial, tiene la ventaja de que el mundo sigue demandando los productos chinos”, apunta. (I)