Esta semana California y Nueva York, dos de los estados más poblados de EE. UU., decidieron dejar atrás las restricciones impuestas debido a la pandemia de coronavirus.

Fuegos artificiales en la Gran Manzana fueron el anuncio definitivo de que se dejaban por completo todas las restricciones. Así lo había anunciado el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

“El 70 % de vacunación es el objetivo nacional. Un 70 % significa que ya podemos regresar a la vida como la conocíamos”, indicó Cuomo.

De esta manera terminan las restricciones en entornos públicos, centros comerciales y comercios minoristas e instalaciones deportivas y recreativas

Publicidad

“En la vida no hay que volver al punto donde estabas porque la vida sigue. Hemos aprendido mucho durante este año, también hemos logrado muchas cosas, y ahora el reto debe ser reimaginar Nueva York para que sea mejor que nunca. Hemos de capitalizar este momento, para transformar y rehacer Nueva York”, apuntó Cuomo, quien también explicó que ahora serán los propios negocios los que deben adoptar las medidas de precaución que crean necesarias.

Nueva York es un estado de más de 20 millones de habitantes y fue epicentro nacional de la pandemia y registró más de 42.000 muertes desde marzo de 2020, más de 33.000 de ellas en la ciudad de Nueva York, la mayor del país, según AFP.

Tanto la ciudad como el estado adoptaron dracónicas medidas para frenar el avance del virus, incluidos toques de queda, cierre total de restaurantes y otros comercios, y clases completamente en línea para los estudiantes, que fueron levantadas de manera progresiva.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, previamente había anunciado el lunes un gran desfile para rendir homenaje a los trabajadores esenciales el 7 de julio sobre la avenida Broadway.

En tanto, el martes California también informó que el 70 % de los adultos ya se habían vacunado contra el COVID-19 al menos con una dosis. Razón por la que tras quince meses de restricciones han anunciado de manera triunfalista el retorno a la normalidad.

“Estamos abiertos de nuevo, California ha pasado página”, dijo el gobernador Gavin Newsom.

Ya no es necesario usar mascarilla en lugares públicos para las personas que ya tienen dos semanas de haber completado su vacunación. Los pedidos de distanciamiento físico también terminan, así como las restricciones a restaurantes y tiendas, que aún podrán elegir libremente si exigir o no mascarilla.

Algunos pequeños estados ya alcanzan tasas de vacunación incluso más elevadas que Nueva York, como Vermont, en el noreste del país, que ha logrado vacunar a más del 80 % de los adultos con una dosis y también levantó las restricciones desde el martes.

Además, esta semana también se sobrepasó la cifra de 600.000 fallecidos desde que empezó la pandemia. (I)