Este miércoles la Unión Europea (UE) dio un paso más hacia la normalidad al aprobar el retorno de los turistas estadounidenses, aunque no estén vacunados, una imagen que contrasta con la situación “dramática en Moscú”, donde se impondrán vacunaciones obligatorias.

La pandemia del coronavirus, que ya causó 3′824.885 decesos en el planeta, según cifras oficiales, se mueve a dos velocidades: remite en lugares como Estados Unidos y Europa occidental, donde la vacunación avanza a buen ritmo, y sigue castigando a países como India y a América Latina, la región con el balance de fallecidos global más grave del mundo (1,2 millones de muertos, incluyendo el Caribe).

En un símbolo claro de que la situación sanitaria mejora en Europa, el primer ministro francés Jean Castex anunció que desde el jueves la mascarilla ya no será obligatoria al aire libre y también adelantó el fin del toque de queda el domingo porque la situación sanitaria “mejora más rápido de lo previsto”.

Con el verano a punto de empezar en Europa, los 27 países de la UE ampliaron la lista de países cuyos ciudadanos están autorizados para viajes no esenciales, lo que permitirá el ingreso a sus pasajeros sin necesidad de justificación.

Publicidad

Además de a Estados Unidos, se incluyó a Albania, Líbano, Macedonia del Norte, Serbia, Taiwan, Hong Kong y Macao en esta lista en la que hasta ahora estaban Japón, Australia, Israel, Nueva Zelanda, Ruanda, Singapur, Corea del Sur y Tailandia.

Aun así, la UE da potestad a sus países miembros para imponer condiciones a estos turistas, como pruebas de diagnóstico o cuarentenas. Para entrar en esta lista, un país debe bajar de los 75 casos por covid por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, como es el caso de Estados Unidos.

Levantamiento de restricciones

Sin embargo, el país norteamericano es el más castigado del mundo por el virus, en términos globales, y superó el martes los 600.000 fallecidos por COVIOD-19.

Un “triste hito” para el presidente Joe Biden, que pidió a los estadounidenses vacunarse “lo antes posible”.

Este límite simbólico se superó justo cuando gran parte del país recupera la normalidad. El estado de California levantó casi la totalidad de las restricciones, lo mismo que la ciudad de Nueva York, donde más de un 70% de los habitantes ha recibido al menos una primera dosis de la vacuna.

En India, aunque lidere la lista de muertes por covid en 24 horas (2.542), el turístico mausoleo del Taj Mahal reabrió sus puertas este miércoles después de dos meses de cierre, coincidiendo con la cruenta segunda ola del virus en el país.

Publicidad

“Estoy feliz de poder verlo, es increíble”, decía, maravillada, la brasileña Melissa Dalla Rosa, una de las pocas turistas que no quiso perderse su reapertura.

Vacuna obligatoria en Moscú

En Moscú, el alcalde Serguéi Sobianin decretó la vacunación obligatoria de todos los empleados del sector de servicios ante la situación crítica sanitaria que vive la capital rusa.

“Debemos hacer todo para desplegar lo más rápidamente posible una vacunación masiva y detener esta terrible enfermedad”, apuntó en una publicación en su blog.

Con 12 millones de habitantes, la capital es epicentro de la última ola del coronavirus en Rusia, donde la población, escéptica, es reacia a vacunarse.

En Moscú, solo 1,8 millones de personas lo hicieron pese a que el alcalde Sobianin llegó incluso a anunciar la semana pasada el sorteo de un coche entre quienes se hubieran inyectado al menos una dosis.

La situación tampoco es halagüeña en América Latina, donde Brasil y Colombia se sitúan justo detrás de India en número de fallecidos en las últimas 24 horas (2.468 y 599, respectivamente) y Perú se mantiene como el país con mayor mortalidad respecto a su población (574 por cada 100.000 habitantes).

La cepa detectada en agosto de 2020 en el país andino fue designada variante “de interés” por la OMS, paso previo para una eventual inclusión como variante “preocupante”.

La autoridad sanitaria estudiará ahora la capacidad de contagio y resistencia de esta variante, bautizada Lambda, predominante en Perú y presente en varios países de América Latina como Argentina y Chile.

Además, el coronavirus sigue causando estragos en la Copa América de fútbol, que se celebra en Brasil y sin público. Hasta ahora se registraron 53 casos de COVID-19 en las selecciones participantes, sobre todo en las de Venezuela, Bolivia y Colombia. (I)