El papa Francisco llamó este viernes a “socorrer” a los migrantes que arriesgan su vida en el mar y llamó a los países a superar la “parálisis del miedo” y acogerlos, durante una simbólica ceremonia en Marsella (sureste de Francia).

“Deben ser socorridas las personas que, al ser abandonadas sobre las olas, corren el riesgo de ahogarse. Es un deber de humanidad, es un deber de civilización”, clamó el pontífice argentino, ante un memorial a las personas desaparecidas en el mar.

Con el mar Mediterráneo de fondo, urgió además a no resignarse a ver “seres humanos tratados como mercancía de cambio” y denunció “los dramas de los naufragios, provocados por contrabandos repugnantes y por el fanatismo de la indiferencia”.

Publicidad

“No [son cifras]. Son nombres y apellidos, son rostros e historias, son vidas rotas y sueños destrozados (...) Frente a semejante drama no sirven las palabras, sino los hechos”, agregó.

En un contexto de debates en Europa sobre la acogida de migrantes, el jefe de la Iglesia católica pidió así “superar la parálisis del miedo y el desinterés que condena a muerte con guantes de seda”, para “cuidar de los más débiles”.

Una bandera de la Ciudad del Vaticano cuelga de un poste de luz en un mirador con vistas al Fuerte Saint-Jean (atrás) en Marsella, sur de Francia. El pontífice está en un viaje de dos días visita a Marsella los días 22 y 23 de septiembre. Foto: EFE

El pontífice de 86 años inició este viernes una visita de dos días a Marsella consagrada al Mediterráneo y al drama que viven los migrantes.

Publicidad

El momento más simbólico era la ceremonia en homenaje a las personas desaparecidas en el mar, a los pies de la imponente basílica de Notre Dame de la Garde (Nuestra Señora de la Guardia), coronada por una estatua de la Virgen con el niño Jesús.

Desde principios de 2023, unas 1.300 personas han muerto o han desaparecido intentando llegar a Europa, la cifra más alta de los últimos seis años, según las cifras de la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), y cerca de 26.000 en los últimos 10 años.

Publicidad

Actualizar reglas de asilo migratorio

A propósito de la visita del pontífice de la iglesia católica, el presidente de Italia, Sergio Mattarella, pidió este viernes que los países de la Unión Europea hagan un “esfuerzo común” para abordar el fenómeno migratorio y calificó de “prehistóricas” las reglas actuales de asilo junto a su homólogo alemán Frank-Walter Steinmeier.

“Las reglas del Convenio de Dublín son prehistoria, era otro mundo, no había una migración en masa. Es como dar un salto a otra era histórica”, afirmó Mattarella en una infrecuente declaración política con la que se alejó de su habitual neutralidad.

Jóvenes migrantes no acompañados son vistos en un campamento en el centro de Marsella, sur de Francia, el 21 de septiembre de 2023. El papa Francisco, que visita Marsella ha elegido la migración como tema clave de su visita. Foto: AFP

Los jefes de estado italiano y alemán hablaron sobre la inmigración durante una rueda de prensa tras la visita del presidente alemán a la isla de Sicilia, la región de Italia más expuesta al fenómeno migratorio y días después de la visita de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al enclave de Lampedusa.

Por su parte, Steinmeier pidió poner el foco en los países de origen y no en el reparto de migrantes entre estados comunitarios.

Publicidad

“Hablamos de migración y de reforzar la cooperación con los países de origen. Debemos trabajar para garantizar que el número de llegadas disminuya y necesitamos soluciones europeas”, subrayó el alemán.

Von der Leyen y la primera ministra italiana, Georgia Meloni viajaron el domingo a Lampedusa para conocer de primera mano la presión migratoria que soporta el enclave italiano más próximo a Europa.

El programa que anunció Von der Leyen consta de diez compromisos, entre ellos un mecanismo de solidaridad para que otros países europeos transfieran migrantes llegados a Lampedusa fuera de Italia, actualizar la legislación europea contra el tráfico de personas y definir nuevos corredores humanitarios legales y seguros.

También prometió aumentar la vigilancia aérea del Mediterráneo.

En lo que va de año han desembarcado en Italia 132.279 personas, el doble que el mismo periodo del 2022 (68.420) y el triple que en 2021 (43.372), según datos del Ministerio del Interior actualizados el 20 de septiembre.

Ayuda contra migración ilegal

La Unión Europea (UE) comenzará “en los próximos días” los pagos a Túnez como parte de un acuerdo destinado a frenar la migración irregular desde ese país, anunció este viernes la Comisión Europea.

Se trata de un primer pago de 127 millones de euros (135 millones de dólares), indicó una portavoz de la Comisión, Ana Pisonero.

Los legisladores de la UE, el defensor del pueblo del bloque y organizaciones humanitarias han cuestionado si el acuerdo con Túnez cumple con los estándares europeos de derechos.

Por ese acuerdo, Túnez recibirá 105 millones de euros para frenar la migración irregular, 150 millones de euros en apoyo presupuestario y 900 millones de euros en ayuda a largo plazo.

77 inmigrantes procedentes de Egipto, Bengala, Siria, Etiopía y Sudán llegan desde Túnez a Lampedusa después de que sus dos embarcaciones fueran rescatadas por la patrullera Guardia di Finanza V827, el 19 de septiembre pasado. Foto: EFE

Túnez es uno de los principales puntos de partida de embarcaciones de migrantes que intentan cruzar el Mediterráneo hacia Europa, y la mayoría se dirige a Italia, en particular a la isla de Lampedusa.

El acuerdo de la UE, fuertemente apoyado por el gobierno de extrema derecha de Italia, tiene como objetivo reforzar la guardia costera de Túnez para evitar que los barcos abandonen su costa.

Parte del dinero también se destina a agencias de la ONU que ayudan a los migrantes. (I)