Este miércoles Colombia vivió una nueva jornada nacional de protestas en contra del gobierno de Iván Duque, quien no ha logrado llegar a consensos con el llamado Comité del Paro, que agrupa a dirigentes de los varios sectores que se han movilizado.

En Bogotá, Cali, Medellín y otros puntos del país avanzaban hasta la tarde, pacíficamente, movilizaciones a favor de políticas más solidarias, ante la crisis económica que trajo la pandemia y castiga con dureza a la población.

Solo reportaron disturbios en Buenaventura, cuando policías intentaban desbloquear en la zona del puerto, según el medio Blu Radio Pacífico.

La jornada antecede al encuentro que deberán sostener este jueves el Gobierno y el comité, que, sin embargo, no reúne a todos los sectores descontentos.

Publicidad

Después de dos rondas de conversaciones, el Gobierno y comité siguen divididos en torno a los excesos de la fuerza pública denunciados por organizaciones locales e internacionales, en medio de una avalancha de videos que comprometen aparentemente a uniformados.

Pero estos días Duque se ha enfocado en asegurar el despeje de las vías bloqueadas, lo que provocaba desabastecimiento en algunos puntos, sobre todo en el suroeste del país. Al mismo tiempo ha lanzado ofertas para que el próximo semestre los jóvenes accedan gratuitamente a la universidad y obtengan créditos de vivienda.

El Gobierno “está dilatando las negociaciones, ignorando las propuestas y el clamor del pueblo, y aparte de eso atacando al pueblo”, dijo a la AFP Viviana Clemente, una comerciante de 41 años que salió a protestar el miércoles en Bogotá junto con su hija de 15 con una pancarta en que se leía “La lucha de pocos vale por el futuro de todos”.

“Para ellos es una payasada que el pueblo aguante hambre, la gente no sale a protestar por deporte, sino realmente es una inconformidad y el Gobierno no ve eso, no quiere aceptarlo”, añadió.

En 21 días de protestas han muerto al menos 42 personas, la gran mayoría civiles, pero también se registraron más de 1.700 heridos entre manifestantes y uniformados. De momento, la Fiscalía ha determinado que 15 de las víctimas han fallecido por su participación en las movilizaciones e investiga otros 11 casos.

Tres de los crímenes involucran a miembros de la fuerza pública, según el organismo. Una plataforma de derechos humanos encabezada por la ONG Temblores da cuenta de “43 homicidios” a manos de agentes estatales.

Publicidad

La estrategia de Duque “es dilatar la negociación al no aceptar garantías básicas solicitadas” por el Comité Nacional del Paro, señaló la líder universitaria Jennifer Pedraza.

“A lo que le apuesta es a que se desgaste la protesta (...). Se equivoca. Hay paro pa’ (para) rato”, escribió Pedraza en Twitter antes de unirse a las manifestaciones.

La ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y oenegés internacionales han denunciado los excesos de las autoridades colombianas.

Sin embargo, Duque es reacio a admitir una represión generalizada y se ha enfocado en rechazar “casos” de abuso policial, mientras condena el “vandalismo” y el bloqueo de vías que dejan millonarias pérdidas y destrozos.

Este miércoles el expresidente colombiano y premio nobel de paz Juan Manuel Santos sugirió al Gobierno que asuma con “humildad” los abusos policiales ocurridos durante las protestas.

“Necesitamos más gestos, necesitamos que de las diferentes partes salga más empatía y más humildad, que el Estado reconozca ‘mire, hemos cometido abusos’”, señaló el exmandatario a la W Radio.

Según Santos, “ese solo gesto generaría ya una reacción muy favorable de la contraparte en este conflicto muy específico”.

La pandemia, que hundió en la pobreza al 42,5% de la población, gravita en esta crisis. Casi un tercio de los colombianos (27,7%) entre los 14 y 28 años no estudia ni trabaja, según el órgano estatal de estadística.

Los jóvenes piden un Estado más solidario y una reforma de la Policía que empiece por sacarla de la órbita del Ministerio de Defensa, tras décadas de combate a la guerrilla y el narcotráfico.

En tanto, según el diario El Tiempo, el miércoles el Congreso archivó el proyecto de ley de reforma de la salud, otro punto importante e influido por las protestas, ya que el Comité del Paro pedía que sea retirado, algo a lo que no accedió el Gobierno, pero que finalmente fue rechazado por las comisiones de ambas cámaras.

También el diario El Espectador informó ayer que las fronteras del país con Ecuador, Panamá y Brasil fueron reabiertas tras estar cerradas desde el pasado 18 de marzo. (I)