China ha elegido un asteroide cercano a la Tierra para testar su nuevo sistema de defensa planetaria. El asteroide 2019 VL5 será el objetivo de una misión de China, que combinará observaciones de la roca espacial y una prueba de deriva orbital. El proyecto fue revelado por Chen Qi, del Laboratorio de Exploración del Espacio Profundo de China, durante una presentación en la Conferencia de Defensa Planetaria en Viena (Austria).

2019 VL5 es una pequeña roca espacial de aproximadamente 33 metros de diámetro que completa una orbita alrededor del Sol cada 365 días.

La misión contará con una nave espacial para el impacto y otra para las observaciones. Ambas deben ser lanzadas en 2025 por un cohete Gran Marcha 3B, que las posicionará en distintas trayectorias hacia el asteroide 2019 VL5.

Publicidad

La nave de observación llegará al asteroide para realizar observaciones iniciales y análisis de su topografía. La otra chocará con el asteroide a unos 6,4 km/s para intentar cambiar su velocidad a 5 cm/s. Después del impacto, la nave de observación regresará para estudiar el asteroide. Los científicos de la misión afirman que eso podría desviar la órbita del asteroide en unos mil kilómetros pasados tres meses.

Este nuevo proyecto forma parte del plan de defensa planetaria del país, que también contempla la detección de asteroides y un sistema de alerta ante posibles rocas peligrosas. (I)