La pandemia de coronavirus no da tregua en Brasil, el segundo país del mundo con más muertes y más contagios.

En ese marco la noticia de este jueves es que el número de muertes superó por primera vez el de nacimientos registrados en la región sudeste de Brasil, la más poblada del país, en la primera semana de abril, según datos divulgados este jueves por la Asociación Nacional de los Registradores de Personas Naturales (Arpen).

En los primeros siete días de abril, la región, conformada por los estados de Sao Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Espíritu Santo y cuya población suma casi 90 millones de habitantes, se contabilizaron 13.998 nacimientos frente a 15.967 decesos, recoge EFE.

Los datos son preliminares, ya que los notarios de todo Brasil tienen un plazo de diez días para registrar nacimientos y fallecimientos, pero la región viene presentando una tendencia de alza en la cifra de decesos con respecto a nacimientos desde el año pasado.

Publicidad

En todo Brasil, la primera semana de abril tuvo 32.177 personas nacidas y 31.506 fallecidas, por lo que los especialistas calculan que el hecho observado en el sureste deberá repetirse a nivel nacional hasta finales de mes.

La población brasileña viene creciendo desde hace más de un siglo y, según las proyecciones del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), se sitúa hoy en 212,9 millones de habitantes.

Pese a que el país registra familias cada vez menos numerosas, la población continuó creciendo en las últimas décadas, aunque pasó a registrar una cifra cada vez menor de nuevos nacimientos y un crecimiento en los fallecimientos.

Y es que los expertos apuntan que la pandemia, que ya deja más de 340.000 muertos en Brasil, podría acelerar el fenómeno.

Según las estadísticas de Arpen, el mes pasado fue el que registró la menor diferencia entre nacimientos y decesos en los últimos años, un reflejo de la fuerte aceleración del coronavirus en el gigante latinoamericano, que tuvo en marzo su mes más mortífero (66.573 fallecidos) desde la confirmación del primer caso de la enfermedad en el país, el 26 de febrero de 2020.

Además ha sido el segundo país del mundo con más casos confirmados, con más de 13,1 millones. Solo lo supera Estados Unidos, donde se han presentado 31,6 millones de casos.

Publicidad

El prestigioso instituto de investigación brasileño Fiocruz advirtió que sin el “remedio amargo” de las medidas de confinamiento, “la pandemia puede permanecer en niveles críticos en abril”, según AFP.

Sin embargo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se sigue oponiendo a este tipo de medidas restrictivas alegando un daño mayor a la economía.

“No habrá un confinamiento nacional”, ha dicho.

Prueban otra vacuna

En tanto, mientras se producen localmente las vacunas de Sinovac y AstraZeneca, Brasil autorizó que se realicen ensayos de la potencial vacuna contra la COVID-19 desarrollada por la empresa canadiense Medicago y que se aplicará a 3.500 voluntarios en el país.

La fórmula desarrollada por la biofarmacéutica Medicago, con sede en la ciudad de Quebec, en conjunto con la británica GlaxoSmithKline (GSK), utiliza la “tecnología de partícula similar al coronavirus” y debe ser administrada con un adyuvante en dos dosis, con un intervalo de 21 días, según explicó la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

Duro golpe a los negocios en el país con la economía más grande de la región

La crisis causada por la pandemia hizo que el turismo perdiera 35.500 establecimientos -con vínculo laboral- en 2020, informó este jueves la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC) de Brasil.

Según la entidad, se trata de la mayor pérdida anual desde 2016, cuando la potencia suramericana aún sufría los efectos de la recesión, y representa una disminución del 13,9% en relación con las unidades que operaban en el país en 2019.

De acuerdo con la CNC, la crisis ocasionada por la covid-19 afectó a establecimientos de todos los tamaños, pero las que sufrieron mayores pérdidas fueron las micro y pequeñas empresas, con un total de 30.720 unidades cerradas en el último año, lo que corresponde al 87% del total.

Los estados más azotados fueron Sao Paulo, Minas Gerais, Río de Janeiro y Paraná, que son parte de la región mencionada previamente.

La caída en los gastos efectuados por turistas extranjeros en Brasil fue una de las principales causas de los cierres, pues los consumos en 2020 alcanzaron solo los 3.000 millones de reales (unos 535 millones de dólares al cambio actual), un 50% menos que los registrados en 2019, el volumen más bajo registrado desde 2003, según el Banco Central. (I)