Israel derribó este sábado una torre de 14 plantas en la ciudad de Gaza, sede de la agencia de noticias estadounidense AP, la cadena de noticias Al Jazeera y otros medios internacionales.

Los ocupantes recibieron una orden de desalojo antes de producirse el ataque. Se trata de la quinta alta torre que la aviación israelí bombardea en la actual escalada bélica con las milicias de Gaza.

El derrumbe de la torre Al Jalaa fue captado en vivo por múltiples cadenas de televisión internacionales, incluso aquellas que hasta hoy transmitían desde allí.

Según el Ejército israelí, el edificio “contenía activos militares pertenecientes a la inteligencia militar” del movimiento islamista Hamás.

Publicidad

Un portavoz militar israelí agregó que Hamás escogió ese edifico para albergar sus activos precisamente debido a la presencia allí de medios de comunicación, que dijo son “utilizados como escudos humanos” del grupo.

Este incidente tuvo lugar poco después de que las milicias palestinas de Gaza lanzaran una ráfaga de cohetes hacia Tel Aviv, la mayoría de los cuales fueron interceptados aunque uno de ellos impactó en la cercana Ramat Gan, donde un hombre de 55 años resultó muerto y 13 personas resultaron heridas.

¿Qué buscan Israel y el movimiento islamista palestino Hamás con su escalada militar?

Estos ataques fueron tan solo dos de los múltiples que se registraron durante este sábado, incluyendo numerosos disparos de cohetes hacia las comunidades israelíes colindantes a Gaza y varios bombardeos israelíes sobre lo que describieron como objetivos militares de Hamás.

Estos episodios elevaron a al menos 140 la cantidad de palestinos muertos en Gaza desde el comienzo de esta escalada bélica el lunes, incluyendo 40 niños, y que se suman a los 1.000 heridos registrados hasta ahora.

En Israel, por otra parte, son 10 las víctimas fatales, ocho de ellas por impacto de cohetes y dos que fallecieron por caídas mientras corrían a protegerse en refugios antiáereos. La cifra de heridos en Israel hasta el momento superó hoy los 250.

Todo esto tiene lugar mientras el subsecretario adjunto para Asuntos Palestinos e Israelíes del Departamento de Estado de EE.UU., Hady Amr, se encuentra en la región para intentar mediar entre las partes, tras la visita esta semana de delegaciones egipcias, que no lograron gestionar un alto al fuego durante sus reuniones tanto en Gaza como en Tel Aviv.

Publicidad

Una misma familia perdió a 10 miembros

En otro ataque, diez personas de una misma familia palestina, entre ellos ocho niños, murieron este sábado en un bombardeo israelí en la ciudad de Gaza, informaron fuentes médicas.

El ataque alcanzó la casa de la familia Abu Hatab, en el campo de refugiados de Al Shati. El edificio de tres pisos en el que se encontraban se desplomó tras el bombardeo.

Perecieron la madre y cuatro niños de 5 a 15 años, según fuentes médicas palestinas.

También fallecieron cuatro de sus primos, de 8 a 14 años, y su madre, que habían ido a visitarlos con motivo de la fiesta del Aíd el Fitr, que marca el final del Ramadán, según esta fuente.

Los dos padres, Aala Abu Hattab y Mohamad Al Hadidi, en el exterior del edificio, sobrevivieron, así como un bebé de cinco meses que fue hospitalizado.

Los niños “estaban seguros en su casa, no llevaban armas, no dispararon cohetes”, dijo Mohammad Al Hadidi. “Llevaban sus vestidos de Aíd el Fitr”.

Netanyahu y Biden mantuvieron contacto tras bombardeo

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu justificó el sábado ante el presidente estadounidense Joe Biden el bombardeo de un edificio en Gaza que albergaba oficinas de la agencia de noticias Associated Press (AP).

“Netanyahu resaltó que Israel está haciendo todo lo posible para evitar cualquier daño a los que no están involucrados” en el conflicto, aseguró la oficina del primer ministro israelí en un comunicado.

“La prueba es que los edificios que tienen locales de terroristas son evacuados de gente no involucrada antes de ser atacados”, dijo.(I)