El Gobierno australiano anunció este miércoles incentivos para estudiantes y trabajadores temporales extranjeros con el fin de afrontar la escasez de mano de obra a consecuencia del rebrote de infecciones de la covid-19.

“Queremos que vengan a Australia y disfruten de unas vacaciones, que se muevan por todo el país, y que al mismo tiempo se unan a nuestra fuerza de trabajo”, dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison en una rueda de prensa en Camberra.

Entre los incentivos se encuentra el reembolso del visado de “vacaciones y trabajo”, que permite a extranjeros de hasta 35 años de edad tener empleos temporales durante su estancia, de 495 dólares australianos (356 dólares o 314 euros), equivalente al coste de la solicitud de entrada al país.

Los titulares de este visado puede reclamar el abono desde hoy y durante las próximas doce semanas.

Publicidad

Australia espera con esta medida atraer a unos 23.500 mochileros que han presentado ya sus solicitudes de visado para que se dediquen a los trabajos en las zonas rurales del país, donde falta mano de obra en el sector agrícola, entre otros.

Morrison también anunció que reembolsará el coste por el visado de estudiante, que es 630 dólares australianos (unos 453 dólares o 400 euros), a la espera de que 150.000 titulares de este permiso migratorio entren al país en las próximas ocho semanas.

Los estudiantes extranjeros no solo inyectan dinero directa e indirectamente a la economía, que tiene a los servicios educativos como una de sus estrellas exportadoras, sino que además se desempeñan en diversos trabajos como camareros, cuidadores de niños o ancianos, albañiles, repartidores de comidas, entre otros.

“También queremos que vengan aquí y puedan suplir algunas de estas carencias de mano de obra, sobre todo aquellos que están trabajando y formándose en el ámbito de la sanidad, el cuidado de ancianos o este tipo de sectores, que serán increíblemente útiles”, precisó el mandatario, quien admitió hoy que no sabía cuan “severo” podía ser el impacto de la variante ómicron en el país.

Publicidad

Morrison también anunció que destinará tres millones de dólares australianos (2,16 millones de dólares o 1,9 millones de euros) para promocionar una campaña para atraer la llegada de los mochileros y estudiantes extranjeros.

Australia, que vive un fuerte rebrote en infectados y fallecidos por la covid-19, afronta una crisis en la cadena de suministros por la irrupción de la ómicron.

Desde el inicio de la pandemia el país acumula más de 1,5 millones de infecciones, el 80 % de los casos en el último mes, y más de 2.700 fallecidos desde el inicio de la pandemia.