El volcán Cumbre Vieja, en la isla española de La Palma, fue puesto en alerta máxima tras una actividad sísmica excepcional y un desplazamiento de magma, según informaron las autoridades de las islas Canarias (sudoeste).

Se ha decretado una alerta amarilla de vigilancia reforzada (nivel 2/4) tras una actividad sísmica que “puede tener una evolución rápida a corto plazo”, advirtió el Gobierno del archipiélago en su último comunicado del miércoles.

El nivel de alerta no implica por el momento evacuaciones en esta isla situada frente a la costa del noroeste de África.

Desde el sábado, se han registrado más de 1.000 sismos de baja magnitud (hasta 3,4 en la escala de Richter) bajo el volcán Cumbre Vieja, informó el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) en un comunicado.

Esta actividad está relacionada con el desplazamiento de casi 11 millones de metros cúbicos de magma en el interior del volcán, añadió el Instituto.

Este actual “enjambre” sísmico “representa un cambio significativo en la actividad del volcán”, sobre todo porque los terremotos “son más superficiales respecto a los enjambres sísmicos anteriores”, afirmó Involcan.

Ante el riesgo de erupción, la delegación del gobierno del archipiélago ha solicitado el uso del sistema europeo de medición geoespacial Copernicus.

La última erupción de Cumbre Vieja tuvo lugar en 1971.

El archipiélago español de Canarias vivió su última erupción en 2011, esta vez bajo el agua, en la isla de El Hierro. (I)