Al menos diez personas murieron y más de 40 resultaron heridas por el impacto de un misil ruso en unos grandes almacenes del centro de Ucrania este lunes, anunció el gobernador regional, advirtiendo que el balance podría agravarse.

“Diez muertos y más de 40 personas resultaron heridas. Esta es la situación actual en Kremenchuk a causa del bombardeo con un misil”, indicó Dmytro Lunin, que dirige el gobierno regional de Poltava.

Según Kyrylo Tymoshenko, vicejefe de la administración presidencial ucraniana, hay muchos heridos de gravedad. “Las operaciones de rescate continúan”, indicó en Telegram.

“El tiro del misil contra Kremenchuk alcanzó un lugar muy frecuentado que no guardaba relación alguna con las hostilidades”, indicó en Facebook Vitali Maletsky, alcalde de esa ciudad, que tenía 220.000 habitantes antes de la guerra.

Publicidad

“Hay muertos y heridos. Más tarde tendremos más detalles”, añadió.

El gobernador regional, Dmytro Lunin, denunció un “crimen de guerra” y un “crimen contra la humanidad”, así como un “acto de terror no disimulado y cínico contra la población civil”.