Mariuxi lleva dos años pagando su vivienda en la vía a Daule. Sacó su préstamo hipotecario a 20 años, es decir, le restan 18 años para salir de esa deuda.

Ella imaginaba que, cuando terminara de pagar su casa, ese proceso concluía ahí, hasta que un familiar le dijo que debe levantar la hipoteca. “Le soy sincera: no conozco mucho de ese tema; pero, aunque falten muchos años, ya pregunté, y todo gracias a un familiar con el que conversamos sobre eso el otro día”, cuenta Mariuxi, quien aspira a abonar más a la deuda para reducir esos 18 años.

Así como cuando se adquiere una vivienda o departamento se realiza una serie de trámites de pagos, también al concluir con esa deuda es necesaria la cancelación de esa hipoteca.

Publicidad

¿Cómo elegir vivienda o departamento? Diez recomendaciones para evitar arrepentimientos

Verónica Viteri, directora financiera de Uribe Schwarzkopf, explica que, una vez concluida la obligación de pago, el ciudadano o cliente debe acercarse adonde su ejecutivo de cuenta y solicitar formalmente la liberación de hipoteca de su inmueble a través de un formulario preestablecido, que la institución financiera posee, o con una carta formal.

Por ejemplo, en el caso de Mariuxi, que sacó su préstamo hipotecario en el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), es allí adonde debería acudir.

Se debe preguntar al ejecutivo el tiempo aproximado que toma el trámite interno en el banco, a fin de dar seguimiento al proceso en ese tiempo. Es importante que, durante dicho proceso, se tengan los pagos al día de tarjetas de crédito u otros créditos de vehículos o consumo que mantuviesen activos aún en dicha institución”, resalta Viteri.

¿Qué debo hacer cuando recibo dos tarjetas de débito o crédito o cuando registro consumos no autorizados?

Giovanni Burgos, gerente comercial de Dibiens S. A., señala que el procedimiento no es complejo, porque el mismo ente acreedor explica los pasos y requisitos, que, por lo regular, son los siguientes:

Publicidad

  • Petición escrita y firmada donde conste el detalle del inmueble y número de operación crediticia. Además, una vez culminada la deuda, se solicita el levantamiento de las medidas legales que pesan sobre el inmueble.
  • Certificado de historia de dominio emitida por el Registro de la Propiedad del cantón pertinente.
  • Certificado de que no adeuda valores al ente acreedor.
  • Copia de la escritura de la hipoteca.

Entregada la documentación al ente acreedor, se debe esperar el proceso interno de verificación, lo que resultará en la entrega de la minuta de cancelación de la hipoteca”, dice Burgos.

Viteri menciona que, con la minuta de liberación de hipoteca entregada por la institución financiera, “el cliente tiene la responsabilidad de perfeccionar (elevar a escritura pública) la escritura de levantamiento de hipoteca con el apoyo de su abogado particular”.

1.500 empleos generará la construcción de las siete etapas de Costa Sol, ciudadela en vía a la costa que promete ser la de más áreas verdes de Guayaquil

Entonces, de acuerdo con Burgos, el ciudadano o cliente puede acudir a una notaría de confianza para ese procedimiento. “Debe coordinar la firma de la persona autorizada por el ente acreedor. Y, una vez firmada la escritura, se remite a la notaría, donde se firma por el notario y hace entrega respectiva, por lo general, de dos ejemplares de escritura para el ingreso al Registro de la Propiedad”, argumenta Burgos.

Agrega que, cuando esté ingresado el trámite de cancelación de hipoteca al Registro de la Propiedad, se deberá esperar entre cinco y diez días para obtener la escritura inscrita de ese proceso de finalización. “Quedando el bien inmueble sin ningún gravamen”, enfatiza.

Publicidad

¿Hay costos?

Según Burgos, el primer costo se genera cuando el cliente va al ente acreedor a solicitar la liberación de la hipoteca. La emisión de esa minuta de cancelación de hipoteca tiene un valor, que depende de la propia institución.

Otro costo es cuando se eleva a escritura pública la minuta, es decir, los valores por honorarios en la notaría. Y un tercer rubro es en el Registro de la Propiedad.

¿Es conveniente invertir en una vivienda en la playa?, ¿cómo evitar que el sueño se convierta en pesadilla?

Viteri resalta que estos procedimientos son comunes a nivel nacional; sin embargo, dependerá de las políticas internas de cada institución financiera.

Tanto Burgos como Viteri indican que, una vez levantada la hipoteca, el ciudadano puede vender su casa si así lo desea.

Publicidad

“El inmueble es de propiedad del cliente desde que firma la escritura de compraventa e hipoteca. Lo que el levantamiento de hipoteca le permite es venderla a un tercero o hipotecarla a otra institución para respaldar operaciones crediticias personales que requiera el cliente por su actividad económica”, señala Viteri. (I)