Un programa de vacunación agresivo en el que se logre inocular al 70% de los ecuatorianos es lo único que logrará que la economía de Ecuador se reactive. De hecho, los gremios empresariales piden al gobierno entrante que no espere al 24 de mayo (día de su posesión) para conseguir más dosis, ya que otro confinamiento general sería desastroso.

Si la gente no está vacunada no existe reactivación económica, esa es la prioridad. El presidente electo debe acelerar la vacunación porque esto es fundamental para el país y el desarrollo económico”, indica Felipe Ribadeneira, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano. Afirma que en el tema de la pandemia se necesita, por parte del nuevo gobierno, una gran capacidad para conseguir más vacunas, distribuirlas y aplicarlas a las personas de forma eficiente lo que, hasta el momento, no ha logrado el régimen saliente.

Uno de los puntos claves del plan de gobierno del presidente electo Guillermo Lasso es la vacunación. “Hemos armado una agenda para una visita personal a los laboratorios que fabrican vacunas para asegurarme de cumplir la meta de vacunar a 9 millones de ecuatorianos”, mencionó esta semana en rueda de prensa. Agregó que el vicepresidente electo, Alfredo Borrero, ya visitó Estados Unidos y otros países para recabar las mejores prácticas para el proceso.

Se estima que 7 de cada 10 ecuatorianos están en el desempleo o subempleo. “Necesitamos que la gente pierda el miedo y salga a las calles a reactivar la economía, para eso debemos estar vacunados”, señaló Lasso.

Las medidas sanitarias tomadas el año pasado, entre ellas los confinamientos, el cierre del comercio y el toque de queda, paralizaron aproximadamente el 70% del aparato productivo del país por meses y dejaron sin empleo a 600.000 personas. Sin embargo, gremios médicos han asegurado que se necesita de forma urgente una cuarentena, aunque sea focalizada, debido a la saturación de los hospitales. (I)