La pérdida del empleo con afiliación al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) no necesariamente implica que se esfumen los beneficios que tienen los trabajadores que aportan a este organismo público. Hay dos opciones para seguir aportando, ya sea con la afiliación al régimen especial del seguro voluntario o de forma independiente con un RUC.

¿Cuáles son las condiciones que deben cumplirse para jubilarse en Ecuador?

Sin embargo, sí se pierden algunos de los beneficios que tienen los que aportan como asalariados que son parte del Seguro General Obligatorio y que tienen un empleador.

El IESS informa a este diario que los afiliados voluntarios e independientes tienen acceso al Seguro de Salud, Seguro de Pensión (invalidez, vejez y montepío), auxilio de funerales, acceso a créditos hipotecarios, cobertura de hijos menores de 18 años, sin costo y la extensión de esta con el 3,41 % de pago adicional.

Publicidad

Y pierden las beneficios del seguro de desempleo, cesantía, fondos de reserva, los que finalmente son garantía para acceder a los créditos quirografarios, todas estas son opciones que solo tienen los aportantes bajo relación de dependencia.

Los ecuatorianos que residen en el exterior también tienen la opción de afiliarse de forma voluntaria. “Lo puede realizar en línea a través del aplicativo Afíliate Ya, el mismo se encuentra alojado en el sitio web www.iess.gob.ec. En el caso de necesitar ayuda, el afiliado nos deja su información de contacto y un promotor de afiliación se contactará con el solicitante”, informa la entidad.

Los afiliados voluntarios residentes en el exterior tienen los mismos beneficios que los que viven en el país, confirma el IESS.

Las nueve razones por las que te pueden despedir con visto bueno en Ecuador

Publicidad

Los datos del IESS evidencian el número de personas que dejaron de aportar bajo relación de dependencia (Seguro General Obligatorio) entre diciembre del 2021 y marzo de este año. El número de afiliados pasó de 3′097.047 a 3′095.344 en ese periodo.

Sin embargo, en ese mismo periodo de tiempo subió el número de afiliados al régimen especial del seguro voluntario de 202.559 a 208.259 y los independientes de 279.362 a 283.763, lo que evidencia que hay desempleados que inmediatamente aportan de forma voluntaria o independiente tras ser despedidos o luego que renuncian de sus empleos como asalariados.

Los aportes de los afiliados voluntarios sumaron 45′810.336,80 millones de dólares entre enero y marzo de este año.

Fueran muchos más, considera Jorge González, quien renunció a su trabajo como asalariado en febrero pasado y seguidamente se afilió como voluntario para no perder su continuidad en los aportes.

Publicidad

Para acceder a un hipotecario, por ejemplo, se exigen 36 meses consecutivos de aportaciones, las que no necesariamente deben ser del mismo empleador o tener un igual origen.

‘Quise abonar tras ponerme al día con las cuotas de mi hipotecario, pero me pedían que pague el dinero a ciegas sin hacer simulación’, dice afiliado al Biess

Jorge se afilió a través de internet desde Estados Unidos, país que visitó luego que dejó su trabajo y en el que evidenció que no hay interés de los ecuatorianos que viven allá en cotizar al IESS pese al poder adquisitivo que tienen, ya que ganan en promedio entre $ 4.000 y $ 5.000 al mes.

Una de las dudas es que algunos de los beneficios resultan lejanos al no contar con acuerdos para la atención médica en sus ciudades de residencia.

Publicidad

González vive en Guayaquil y se afilió en Mineápolis, en el Estado de Minnesota, en marzo pasado. Lo hizo porque consideró que regresaría al país y podría obtener atención médica. Su fin, además de no perder el requisito para acceder a los créditos hipotecarios, es conseguir la pensión por jubilación cuando se retire.

Sus primos Jhon, Freddy y Henry González, de 24, 26 y 27 años de edad, no consideran necesaria la afiliación.

“Para qué voy a regalar mi plata si yo no tengo ningún beneficio, solo sirve para atenderse dentro de Ecuador, yo aquí tengo que pagar por mi seguro médico”, afirma Jhon.

El joven, oriundo de Cañar, viaja todos los días una hora para llegar a su lugar de trabajo en una fábrica de plásticos, donde percibe 18 dólares por hora.

¿Fue despedido o renunció? Esto es lo que debe recibir como liquidación

En Nueva Jersey el panorama es similar. Darío Rodríguez lleva 15 años viviendo de modo irregular en la ciudad de Newark. Él no acepta las condiciones de la afiliación voluntaria porque considera que por su situación migratoria jamás podrá acceder a la atención médica, ya que por el momento no puede retornar a Ecuador.

“Eso es solo para la jubilación y para tapar los huecos de la crisis que tiene el Seguro ecuatoriano (...) no estoy interesado en jubilarme porque para eso trabajo aquí, para arreglar mi futuro”, contó el hombre de 46 años de edad y que labora en un restaurante, ganando 22 dólares por hora.

Sin embargo, sí hay ecuatorianos que residen en el exterior desde donde aportan para acceder a la atención médica cuando visitan el país, ya que el costo de las medicinas y de las consultas es elevado en países como Estados Unidos.

El 8,4 % del total de afiliados voluntarios que suman 208.259 viven en el exterior hasta marzo pasado, es decir, suman 17.547.

El 67,8 % de los afiliados voluntarios que viven en el exterior están en Estados Unidos y España. El restante 32,2 % reside en Italia, Chile, Inglaterra y el resto del mundo.

El porcentaje de aportación para los afiliados voluntarios e independientes es del 17,6 % del Salario Básico Unificado (SBU). Para el 2022 se fijó un sueldo mínimo 425,00 (SBU) dólares al mes, por lo que el aporte mínimo mensual es de 74,80 dólares.

El IESS informa a este Diario que “no existe tope máximo de aportación de acuerdo con la normativa legal vigente”. (I)