Educar a los niños sobre la apnea (buceo a pulmón libre), la biodiversidad de las aguas ecuatorianas y la conexión de la Sierra con la Costa es el objetivo de Las aventuras de Yaku y Maya en el océano, escrito por Cecilia Torres, María Verónica Córdova, Ericka Carrera y Nusy Horvath, e ilustrado por Mercedes Chica (@mechechica en Instagram).

La idea del libro nació de una falta de material educativo para niños de entre cinco y ocho años que empate la biodiversidad del país con el buceo a pulmón libre.

Fenómeno de El Niño: ¿cómo afectan las altas temperaturas del mar a la pesca?

Así, aplicaron a un fondo de la empresa DHL y ganaron financiamiento para el cuento. Luego de un proceso creativo que tomó meses, el cuento empezó el proceso de impresión, y ya fue distribuido a 26 grupos afiliados a la Fundación Mingas por el Mar, de la cual Torres es directora.

Publicidad

“Es el primer cuento del Ecuador que habla sobre el buceo a pulmón de una manera recreativa y con el hecho de que este deporte te conecta a la naturaleza en otro nivel”, indica Torres.

A diferencia de bucear con tanque, donde se generan burbujas y el buceador es una especie de elemento ajeno al océano, con la apnea “no te sientes tan externo a todo el ecosistema”. También señala que ya no hay ecosistemas prístinos, o sea, que no estén contaminados.

El buceo a pulmón fue lo que originalmente unió a Torres, Córdova, Carrera y Horvath: la primera lo practica recreacionalmente, mientras que las otras tres son deportistas reconocidas.

Publicidad

La trama también trata de despejar la noción de que los habitantes de la Sierra no tienen nada que ver con los océanos. “Cualquier persona que vive en el páramo depende del océano, nos da más del 50 % del oxígeno que respiramos. Cualquier desperdicio que esté mal gestionado más arriba, en la Sierra, va a repercutir en la salud de los océanos”, explica Torres.

Ocho nuevas especies de araña son descubiertas en Ecuador

La experta espera que esta sea la primera entrega de una futura serie. El libro tiene un costo de $ 10 y está disponible en las sedes de La Molienda en Guayaquil, en Samborondón y Urdesa. También se lo puede adquirir en Quito, Olón y Ayampe. (I)