Una brigada de emergencia, evacuaciones y respaldo de base de datos diarios son algunas de las medidas preventivas que vienen analizando las empresas de delivery y couriers en el país ante la inminente llegada del fenómeno de El Niño.

Se espera que el mayor impacto del evento se evidencie en el último trimestre de este año, esto es desde noviembre próximo. De hecho, se extendería al menos hasta junio de 2024.

Publicidad

El fenómeno El Niño no es más que una alteración del sistema océano-atmosférico en el Pacífico, que se manifiesta como un calentamiento y una anomalía de temperatura. Entre sus efectos están inundaciones, deslizamientos por excesiva humedad del suelo, pérdidas agrícolas, daños en carreteras, aparición de enfermedades y otros.

Incremento del nivel del mar y fenómeno de El Niño: así se preparan algunos alcaldes de la zona costera de Ecuador

Ante esto, ¿cómo se están preparando los delivery y couriers? La plataforma Pedidos Ya está trabajando un plan de contingencia que involucra a todos sus grupos de interés, afirma Kevin Lowndes, Head de Operaciones de PedidosYa Ecuador.

“Estamos trabajando en un plan integral para entender las potenciales afectaciones en distintas ciudades y sectores que tienden a tener una mayor afectación por inundaciones. Nos preocupamos por dar el mejor servicio posible en momentos críticos, siempre preocupándonos por todos nuestros grupos de interés”, menciona Lowndes.

En Pedidos Ya son 188 colaboradores que se distribuyen en diferentes áreas como operaciones, marketing, finanzas, recursos humanos, business intelligence, comercial (Business Development), legal y tecnología. Hay más de 3.000 repartidores en 16 ciudades.

Publicidad

Pedidos Ya cuenta con 3.000 motorizados y está trabajando en un plan de contingencia. Foto: Cortesía Pedidos Ya.

El plan de contingencia de Pedidos Ya, empresa que nació como una startup en Uruguay y que cumple dos años en el Ecuador, se mantiene en desarrollo.

Otras de las compañías es el Grupo Entregas, empresa ecuatoriana especializada en logística y que representa a FedEx en el país, que ya posee un plan, cuyo objetivo es generar una cultura de gestión de riesgos de desastres. Esto para que permita superar en el menor tiempo posible la situación de emergencia y garantice la continuidad del negocio.

María Paulina Romo, presidenta Grupo Entregas, dice que hay planes por distintas áreas. Por ejemplo, con el personal existe un comité de continuidad para dar seguimiento a su estado y de las instalaciones. Además, este comité sirve para comunicar las directrices para el manejo del evento y dar continuidad a las operaciones.

“Se cuenta con un plan de evacuación y una brigada de emergencia para que guía al personal a una zona segura. Se realizan capacitaciones al personal sobre cómo actuar frente a emergencias. Finalmente, el personal habilitado continúa con sus funciones mediante la modalidad de teletrabajo”, explica Romo.

¿Qué significa que un río de Ecuador sea declarado sujeto de derecho?

Por el lado de operaciones, menciona Romo, si es que son afectadas, se traslada la coordinación y administración a su oficina matriz en Quito para continuar con el proceso regular hasta reparar los daños en las instalaciones. “En el caso de que se afecte el área de bodega se realiza un movimiento de carga a la matriz en Quito para el resguardo de la carga de los clientes hasta que las instalaciones estén aptas nuevamente para la operación”, señala Romo.

Ahora si es que los vehículos no pueden operar por daños, solicitan al proveedor del servicio de renta que entregue un vehículo sustituto. Y se toman rutas de transporte secundarias en caso de que las vías principales se vean afectadas por el fenómeno El Niño.

En la parte de sistemas también hay un plan de contingencia en Grupo Entregas. El respaldo de la base de datos se ejecuta a diario. Y cada mes pasan a un disco externo. “Si ocurre un daño de software se reestablecen los respaldos de los servidores. Para daños de internet y líneas telefónicas se cuenta con conexiones de respaldo que se habilitan cuando se pierde la conexión”, asegura Romo y agrega que si es que hay cortes de energía eléctrica, los servidores cuentan con un sistema de baterías para seguir funcionando.

Esta empresa también cuenta con proveedores de respaldo, en caso de que los regulares estén en una situación crítica. El plan ya fue socializado a todos los trabajadores.

Romo avizora un gran impacto del fenómeno El Niño y asegura que con este plan de contingencia se está trabajando junto a otras instituciones: “Como la CIP (Cámara de Industrias y Producción) y el Ministerio del Interior, por ejemplo, para brindar soporte a través de donaciones y apoyo a las ciudades que se verán más afectadas”.

Según el informe del sector de courier en 2021 hay 5.088 personas que laboran en este sector. En ese mismo año, se procesaron 45,5 millones de paquetes, equivalentes a 89 millones de dólares facturados. Grupo Entregas es parte de esa industria. En esta compañía actualmente trabajan 272 personas.

Diego Riofrío, director del Digital School de la UISEK, menciona que hay que tener cuidado también para quienes teletrabajan porque si hay inundaciones pueden afectarse los computadores. “Si se mojan, se dañan y no vuelven a funcionar. Y si, además, esos computadores son servidores puede haber pérdida del servicio, y de datos. Ahora, si esos computadores no son servidores si no clientes, es decir otros computadores que consumen los datos como por ejemplo el que usamos para trabajar o el de un cajero, a las personas se imposibilitaría el trabajo, ocasionando demoras en la respuesta de servicios”, explica Riofrío.

Cuando ya ocurre un evento así, el experto sugiere utilizar servidores en la nube como AWS o Azure: “Con esto se garantiza que los datos estarán seguros en caso del daño del hardware de los equipos y además son más económicos que los servidores físicos”.

Y aconseja tercerizar los servicios de tecnología, que a su juicio, es más económico. “Y estos problemas tienen que ser reparados por la empresa tercerizadora, eliminando un gasto de mantenimiento a la pequeña y mediana empresa. En los casos de falla de energía lo que se puede usar son generadores de luz, también protegiéndolos de posibles daños que pueda tener por el fenómeno”, asegura Riofrío. (I)