Desde el día de la desaparición de su esposo Johnny Peralta Guerrero en la selva del Darién (Colombia), en noviembre pasado, Martha Suárez ha recibido videos del supuesto cadáver.

El 10 de noviembre, cuatro días después de que Peralta Guerrero iniciara su viaje por el Darién, la inhóspita selva entre Colombia y Panamá, una mujer que lo acompañaba llamó a Suárez a avisarle que su esposo había fallecido en la porción colombiana del trayecto.

Ecuatoriano desapareció en el Tapón del Darién, una persona que viajaba en su grupo llamó a su madre para informarle que habría fallecido

El migrante habría muerto por un infarto, según un video que recibieron sus familiares, en el cual un doctor que trabaja atendiendo a viajeros en la selva enfoca el cadáver y le pregunta a alguien más el nombre del difunto. Una mujer, fuera de la toma, le responde, identificándolo como Johnny Peralta.

Publicidad

Desde entonces a Suárez la llaman extorsionadores ofreciendo recoger el cuerpo a cambio de dinero. Supuestamente ellos ya lo han localizado, pero dicen que solo lo moverán si reciben un pago de $ 3.800 para sacarlo de la peligrosa selva, que representa uno de los mayores obstáculos que enfrentan los migrantes que salen desde América del Sur hacia Estados Unidos por vía terrestre.

Johnny Peralta, padre del presunto muerto, señala a los ‘guías’ que lucran del tráfico de personas como los extorsionadores. Uno incluso ofreció a Suárez cremar a su esposo.

TikTok es una de las fuentes de información sobre la ruta migratoria del Darién: ecuatorianos registran en videos sus viajes

“A mi nuera la han contactado algunas veces. Le dije que no les dé el dinero, ¿quién me asegura que es él?”, expresa Peralta. El migrante, añade, no le avisó ni a él ni a su esposa que saldría del país. Solo les dijo a contados allegados que “se iría de viaje”, sin revelar la naturaleza de su periplo. “No pensábamos que él había hecho esa locura”.

Publicidad

Su hijo, uno de cuatro hermanos, trabajaba en una fábrica de plástico. Quería sorprender a su familia de Ecuador al llegar a Estados Unidos, y quiso migrar para darles un mejor futuro, según su progenitor.

Ellos (los extorsionadores) dicen que lo sacan de donde está y lo dejan en un punto, de ahí nosotros lo tendríamos que cargar. ¿Cómo hacemos eso con un muerto, encima en otro país? Son personas que quieren estafarnos. Pero no tenemos dinero tampoco”, indica el padre del migrante.

Publicidad

Peralta Guerrero salió de Guayaquil el pasado 31 de octubre con dirección a Colombia. Llegó hasta Necoclí, localidad del departamento de Antioquia que hasta hace unos años era un pueblo callado y que ahora es un eslabón crítico en el paso de migrantes de Colombia a Panamá y de la industria ilegal que se ha formado alrededor de esta crisis humanitaria.

Johnny Peralta Guerrero, de 31 años. Foto: Cortesía

El Gobierno colombiano ha señalado repetidamente al clan del Golfo, organización narcodelictiva que opera en el norte del país vecino, como el beneficiario directo del cruce irregular de migrantes por el Tapón del Darién, que fue bautizado con ese nombre porque por décadas fue considerado una barrera natural infranqueable.

Estiman que ganan hasta $ 125 por persona que realiza el trayecto: les cobran por ingresar a la selva (incluso les dan pulseras como prueba de pago), por comida, agua, refugio y hasta por personas que carguen su equipaje y a sus niños.

Aunque la familia del presunto fallecido ha estado en trámites con Cancillería para repatriar el cuerpo, todavía no tienen resultados y están a la espera de resultados de la búsqueda de las autoridades colombianas. “Estamos devastados. Queremos que alguien nos intente ayudar para darle cristiana sepultura”, indica el padre.

Publicidad

La mujer con la que viajaba, además, llegó a salvo a Estados Unidos y ha ayudado a la familia a identificar el lugar exacto donde estaría el cuerpo de Peralta Guerrero. Ella refiere que el percance ocurrió cerca del primer campamento dentro de la selva, llamado pie de la loma. También está en contacto con la familia del presunto difunto para devolverle los documentos de identidad, pues se quedó con su cédula de identidad y certificado de votación. (I)

También te puede interesar