La opción para ponerse al día en el pago de los créditos hipotecarios con el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) es “acogerse a una novación, refinanciamiento o reestructura, según cada caso y siempre y cuando demuestren que cuentan con los ingresos necesarios verificables que permitan cancelar las cuotas de la obligación”, indica la entidad vía e-mail ante un pedido de entrevista de este Diario.

El refinanciamiento de los créditos hipotecarios es una opción para los que están al día o no han pagado por un plazo máximo de hasta 180 días. La reestructuración se da para los que están en mora más de 180 días y la renovación puede hacerse hasta 25 años. “Se validará que entre el plazo de la reestructura y la edad del afiliado no supere la esperanza de vida poblacional”. Se mantiene la tasa de interés de la operación original.

Esta reestructuración tiene el objetivo de reducir la cuota mensual y se aplica tras cubrir los intereses por mora y el costo de los seguros, según el Manual de Crédito vigente para refinanciar o reestructurar.

”Los valores adeudados que no correspondan a capital deberán ser incluidos dentro de la nueva tabla de amortización como rubro diferido para el nuevo plazo del crédito sin causar ningún tipo de interés de conformidad a los términos normativos vigentes”, señala el Biess.

Publicidad

Una de las condiciones para acceder a un arreglo es que el deudor no tenga dividendos en estado “en planilla”, es decir, pendientes de pago por parte del empleador.

De ahí que algunos de los que han querido reestructurar no han podido porque hay esta mora patronal, pese a que a ellos sí les descontaron en su momento la cuota.

“Si el empleador no canceló estos dividendos, el Biess no recaudó esos valores, pero sí ha habido el descuento, el cliente podrá solicitar a través de un oficio dirigido a la Subgerencia de Crédito que se reversen las planillas de los meses que no canceló el empleador para que estas cuotas pasen de mora patronal a mora individual. Es importante aclarar que estos valores serán cubiertos por parte del cliente”, dice el Biess.

Una vez realizado el reverso de las planillas, el deudor podrá solicitar el refinanciamiento tras cubrir la deuda de su patrono.

Otra opción es vender la casa que ya no se puede pagar para cancelar todos los rubros de la deuda con el Biess y, si sobra, pues recuperar en algo lo cancelado.

El convenio de pago es la alternativa para los deudores históricos que ya deben el hipotecario con el Biess por más de tres años.

Publicidad

El acceso se da con el pago del 20% de la deuda total (incluyendo los intereses) y la diferencia se difiere a un plazo de 24 meses. En ambas opciones (reestructuración o convenio) se requiere que el deudor igual tenga un capital para cubrir lo exigido en cada caso, en un solo reembolso.

¿Se puede cubrir la deuda o pagar el monto en mora haciendo un cruce con los fondos de reserva o cesantía?

El Biess responde que “actualmente no es posible realizarlo” y que la entidad trabaja “conjuntamente con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para poder habilitar en un futuro esta opción a los asegurados”.

Cuando un deudor entra en mora, se activan en primera instancia las gestiones de cobranza extraprocesal y posteriormente se emiten órdenes de cobro para el inicio del proceso coactivo. “El Biess, en ejercicio de la potestad de ejecución coactiva otorgada por ley, podrá cobrar sus acreencias por esta vía, siguiendo el procedimiento legal correspondiente”, señala la entidad.

“La finalidad del embargo es afectar bienes concretos del patrimonio del coactivado frente a una deuda por este contraída. El embargo no concede al embargante (Biess) derecho real alguno sobre el bien embargado. Dentro del proceso coactivo se coloca al bien bajo la custodia de un depositario y a disposición del juez/empleado recaudador”.

La obligación persiste hasta que el proceso coactivo culmine, sea por el pago efectivo de la deuda o remate del bien, añade el Biess.

Luego de ello, la acreencia ya queda pagada por lo que el cliente podrá acceder a nuevos créditos una vez que recupere su score crediticio. (I)