Hace tres meses Carolina García cambió de proveedor de internet. Al negociar el nuevo contrato la empresa le informó que dentro del paquete de megas venía la instalación de una línea de telefonía fija con minutos ilimitados sin costo y le daban un teléfono gratis. Carolina cuenta que le dijo al proveedor que no deseaba ese servicio, pero para adquirir el paquete era obligatorio aceptar ese servicio.

Afirma que desde que se mudó de la casa de sus padres, hace ocho años, ella no usaba teléfono fijo: “Desde que me instalaron el teléfono no he realizado ni recibido una sola llamada. La verdad ya no lo veo necesario porque tenemos celulares y el mismo internet para comunicarnos”, dice la mujer que tiene 32 años.

El teléfono fijo, un servicio que disminuye en Florida (EE. UU.) y que se aproxima su desaparición

El caso de Carolina contrasta con el de Carlos Maridueña, de 64 años. Él indica que el teléfono fijo es “esencial” pese a que también tiene un celular. Cuenta que usa la telefonía fija para recibir llamadas de sus hijos que viven en Estados Unidos e Italia. Pese a que sus hijos también realizan videollamadas, él prefiere el teléfono convencional.

Me crie con ese servicio. De niño, mi familia era la única que tenía teléfono fijo en la cuadra de mi barrio y éramos la sensación. Mi mamá luego empezó a alquilarlo para que la gente llame, también permitía que reciban llamadas, en especial de los migrantes”, indica.

Publicidad

Al preguntarle si piensa que este servicio desaparecerá con el tiempo, Carlos afirma que “eso es imposible porque para bancos, instituciones, empresas, se seguirá llamando a números fijos”.

Según cifras de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel), el número de líneas telefónicas fijas en Ecuador ha ido decayendo de forma constante desde 2016. En 2015 se registraban 2,5 millones de líneas, pero a mayo de 2022 se registran 1,7 millones.

La Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) es la empresa con mayor participación del mercado. Las provincias de Guayas y Pichincha son las que más líneas fijas tienen instaladas con el 23 % y 35 %, respectivamente.

El declive de la telefonía fija se da por la llegada de los celulares y, en especial, por los smartphones que se conectan a internet, tienen aplicaciones de mensajería instantánea y de videollamadas. Las estadísticas de Arcotel indican que en Ecuador hay cerca de 17 millones de líneas móviles (prepago y pospago).

Publicidad

Cada vez más gente usa solo teléfono celular en lugar de líneas fijas

La línea fija no creo que vaya a desaparecer, pero creo que se irá reduciendo solo a infraestructura de acceso para requerimientos comerciales o financieros. Las nuevas generaciones están cada vez menos interesadas en utilizarla, debido a que la juventud nació en un contexto de accesibilidad inmediata y colectiva de aparatos”, afirma Héctor Marcillo, experto en tecnología electrónica.

El celular es uno de los grandes "responsables" del declive del teléfono fijo. Foto: Archivo

Añade que gran parte de las generaciones X y silenciosa todavía siente un gran apego por este servicio, incluso les gusta ver su nombre en las guías telefónicas, pero los mileniales y centeniales no lo consideran útil o necesario. Y es por esto que tanto bancos como empresas también han diversificado sus canales de atención y no solo establecen call centers, sino que han acoplado chats de WhatsApp, Messenger, correos electrónicos o mensajes directos a través de las redes sociales.

A julio de 2021 la Arcotel también registra 12.600 teléfonos de uso público, de esos que funcionan a través de monedas o tarjetas, aunque ya es poco común ver estas terminales o personas usándolas.

Otro de los motivos por el cual el teléfono fijo está quedando rezagado son los costos. Raúl Avilés afirma que con su operadora móvil tiene contratado un plan de datos que le incluye llamadas ilimitadas a cualquier número de teléfono del país y, además, le dan 100 minutos para llamadas internacionales.

Publicidad

Esto contrasta con los valores que se pagan por telefonía fija. Por ejemplo, CNT, la mayor prestadora de este servicio en el país, cobra cuatro centavos el minuto hacia cualquier teléfono móvil CNT y 4 centavos el minuto más impuestos si se llama a otros operadores.

Sé que aunque no se utilice para nada el teléfono fijo, igual se debe pagar un valor mínimo que incluye los impuestos. Entonces, para qué pagar algo que realmente no voy a utilizar”, señala Avilés.

El desuso del teléfono fijo no solo se da en Ecuador, sino que la mayoría de países del mundo registran una caída de usuarios en este servicio. (I)