“Emprenderemos acciones legales contra usted, poco después de la incautación de una computadora, por pornografía infantil, pedofilia, exhibicionismo, pornografía cibernética. Cometió el delito después de ser atacado en internet (sitio de publicidad), ver videos de naturaleza pornográfica infantil, fotos/videos desnudos de menores fueron grabados por nuestro gendarme cibernético y constituyen prueba de sus delitos”. Este fue el “comunicado” adjunto que le llegó a Carlos Guillén el viernes 13 de agosto a su correo electrónico.

En la misiva le piden que se contacte con Nelson Bouard vía email para “más detalles” a la dirección cybercrime.servicio@gmail.com, el mismo correo desde donde le llegó el comunicado. Carlos afirma que la dirección le pareció sospechosa y que el contenido del supuesto comunicado también.

“Te escribe Kelvin Ruiz, líder de Los Choneros y alguien ha pagado para meterte unos tiros”, el mensaje con el que delincuentes buscan extorsionar en Ecuador

El documento es supuestamente firmado por Ahmed Nasser Al-Rais, presidente de la Interpol y se lo escribe a “solicitud” de Alejandro Mayorkas, secretario se Seguridad de los Estados Unidos. Se pide, “en aras de la confidencialidad” contestar el correo en menos de 72 horas enviando “respaldo y las razones que lo llevaron a actuar de esta manera, sus justificaciones para que sean investigados y verificados para evaluar sanciones”.

Además, se asegura que si no se llegase a contestar en el plazo dado “nos veremos obligados a enviar nuestro informe al Ministerio Fiscal para que dicte orden de detención contra usted y procederemos a su detención inmediata por parte de la policía más cercana a su lugar de residencia”.

Publicidad

Carlos afirma que buscó en internet si había alguna estafa con este método, ya que encontró varias inconsistencias e irregularidades en el supuesto comunicado.

“Primero, jamás he buscado ese tipo de contenido en internet. Luego, en el correo hay ideas que no están terminadas y claras. Los sellos y firmas no parecen reales. Busqué y encontré que ya se había denunciado este tipo de estafa, pero con el correo actu@justice.fr y la misiva iba firmada por Véronique Bechu y que se busca robar información personal o te piden dinero. Es el mismo contenido, pero diferente correo electrónico. Además, la Interpol nunca actúa de esa forma, no te pide documentos por correo para evaluar una posible detención y peor por un delito tan grave”, aseguraba.

En Ecuador las estafas o métodos de extorsión por canales digitales han aumentado. Por ejemplo, en enero de este año varias personas en Twitter denunciaron que les habían escrito y llamado por WhatsApp supuestos integrantes de la banda narcodelictiva Los Choneros y los amenazaban con “darles unos tiros” si no pagaban cierta cantidad de dinero.

También, a inicios del año 2021, se registraron llamadas extorsivas de supuestos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) que se daban principalmente a médicos y odontólogos de Quito, pero rápidamente fueron creciendo a nivel nacional.

Publicidad

El Ministerio de Gobierno indica que los mensajes amenazantes tienen diferentes connotaciones, desde asegurar que tienen secuestrado a un familiar hasta que se han contratado sicarios para asesinar a una persona. Pide a la ciudadanía denunciar estos hechos a la Policía Nacional para no ser víctimas de los delincuentes.

El artículo 185 del Código Orgánico Integral Penal señala “la persona que, con el propósito de obtener provecho personal o para tercero, obligue a otro, con violencia o intimidación, a efectuar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o el de un tercero”, comete el delito de extorsión. Recibe una pena de 3 a 5 años y puede llegar hasta 7 años si existen otras circunstancias detalladas en la normativa penal. (I)