Al mediodía de este viernes, la escultura de Jesús del Gran Poder -construida en madera de balsa en el siglo XVII- abordó el helicóptero del Cuerpo de Bomberos de Quito para bendecir a los fieles de la capital desde el aire.

El sacerdote Francisco Fernández, en 1961, encontró esta escultura de Cristo abandonada en la sacristía y la bautizó como Jesús del Gran Poder y ese mismo año la sacó a las calles del Centro Histórico. Así nació la primera procesión de Viernes Santo en Quito.

Por dos años consecutivos, la tradicional procesión de Viernes Santo no se ha realizado por las calles de Quito, debido a la emergencia sanitaria causada por la pandemia.

El año pasado, la procesión se hizo en el interior de la comunidad franciscana, en la iglesia de San Francisco. Hoy se decidió hacer el vía crucis en el interior del convento y un sobrevuelo por el cielo de Quito con Jesús del Gran Poder a bordo.

Publicidad

Ya en el helicóptero, Jesús del Gran Poder compartió el vuelo con La Dolorosa y juntos, volaron por el norte, el sur y el centro de Quito.

En el sur el recorrido sobrevoló La Marín, La Villaflora, Guamaní, Chillogallo, Mariscal Sucre, Quitumbe y El Panecillo.

En el centro, lo hizo sobre el cementerio San Diego, mercado de San Roque, El Tejar, 24 de Mayo, parque Cumandá, Santo Domingo, San Francisco, La Merced, La Catedral, San Agustín, calle García Moreno y la iglesia Basílica del Voto Nacional.

En el norte, el recorrido llegó hasta la avenida América, iglesia del Colegio San Gabriel, La Concepción, San Carlos, El Condado, Cotocollao, La Rumiñahui, iglesia El Carmelo, iglesia de Fátima, avenida Amazonas, El Ejido y ECU911, sitio desde donde levantó vuelo el helicóptero.

El año pasado los frailes que participaron en la procesión no usaron mascarilla, tampoco guardaron distancia social para evitar contagios del coronavirus. “Afuera piden que guarden la distancia de dos metros, porque viene gente de muchos lugares y no se sabe quién estará contagiado, pero aquí todos somos una familia, no vamos a estar con esa distancia de separación, todos juntos rezamos. Tampoco usamos mascarilla”, dijo el pasado 10 de abril de 2020 el fray Manuel García, director del Museo Pedro Gocial del convento San Francisco.

Hoy, los padres, frailes, verónicas, cucuruchos, guardias y demás participantes en las 14 estaciones del vía crucis que comprende la procesión, lo hicieron con mascarilla, bajo la dirección del padre Víctor Hugo González, guardián del convento mayor de San Francisco de Quito.

El fray César Morales, quien acompañó a Jesús del Gran Poder en el sobrevuelo, agradeció al ECU911, a la Policía Nacional, a la Policía Metropolitana, al Instituto de Patrimonio y al Cuerpo de Bomberos de Quito por la ayuda prestada para concretar el vuelo sobre el cielo de Quito. (I)