La comercialización al público de pruebas rápidas de autodetección para COVID-19 en Quito no empezó en las farmacias este lunes, 15 de agosto. Al menos no, en las primeras horas de este día.

El pasado martes, 9 de agosto, autoridades gubernamentales habían anunciando la liberación de la venta de esos test.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) informó que trabajaba en el proceso normativo para la derogatoria del acuerdo ministerial 00005-2020 que dispone la utilización de pruebas rápidas para SARS-CoV-2 únicamente en establecimientos de salud autorizados por esa cartera de Estado.

Arcsa establece criterios para la importación y venta de pruebas de autodetección de COVID-19

“Con ello se dará paso a la nueva norma para la venta libre de estos test, sin receta”, indicó, en un comunicado.

Publicidad

Estas pruebas podrán realizarse en el domicilio y deberán registrarse en una plataforma habilitada por el MSP, acotó ese ministerio.

Sin embargo, el acuerdo no había sido derogado. Tampoco se habilitó una plataforma para que la gente que se aplica el test pueda registrar el resultado.

Además hay 2 requisitos a cumplir según José Ruales, ministro de Salud: la aprobación de la Agencia de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) y que haya un código QR para vigilancia epidemiológica.

Algunas cadenas de farmacias estaban a la espera de la derogatoria de ese acuerdo ministerial.

Publicidad

“Esperamos se perfeccione aún un instrumento regulatorio que nos permite la venta. Esperamos en las siguientes horas estar habilitados”, dijo uno de los ejecutivos.

Venta de pruebas de autodeteccion para COVID-19 en farmacias.

Posted by El Universo on Monday, August 15, 2022

Este Diario recorrió varias farmacias y en ninguna de ellas se vendía; algunos dependientes no conocían del tema y solo en una de ellas se indicó que quizá la próxima semana se empiece a comercializarlas.

Conozca cómo se deberán registrar los resultados de pruebas rápidas de autodetección de COVID-19

Carlos Ruiz, de Roche Diagnóstica, muestra una de las pruebas de auto diagnostico para detectar coronavirus. Javier González / EL UNIVERSO Foto: El Universo

La Asociación Ecuatoriana de Distribuidores e Importadores de Productos Médicos (Asedim) veía complicada la colocación de un código QR, pues su directora Cristina Murgueitio, explicó que ello implicaba su colocación antes de la comercialización en las cajas de las pruebas para lo que debía haber un proceso de acondicionamiento de los test que causaría mayores costos.

“No tiene sentido, lo importante es que la ciudadanía reporte al link que ellos (el Ministerio de Salud) van a generar”, sostuvo Murgueitio.

Publicidad

En un comunicado dirigido a varias autoridades gubernamentales, si bien Asedim felicitaba por la decisión de permitir la venta de los test, expresaban su preocupación por ese código QR.

“Requerirá la necesidad de acondicionamiento del producto en el país, lo mismo que deberá ser realizado con buenas prácticas de almacenamiento, distribución y transporte, lo cual generará trámites innecesarios e incremento de costos. Así mismo, la solicitud de adecuación del código no será aprobado por casas matrices”, indicó ese gremio. (I)