Montecristi

Durante el terremoto del 16 de abril de 2016 varios templos católicos resultaron afectados, unos con daños bastante visibles como en la Basílica Menor de Montecristi y la Catedral Jesús del Buen Pastor en Portoviejo.

Ambas fueron las iglesias más afectadas en Manabí por el movimiento telúrico.

La caída de la torre de la iglesia montecristense generó que desde hace más de cinco años no se observe, principalmente en la noche, la iluminación de una cruz ubicada en la cúpula de la basílica de más de 60 metros de altura y que se levanta en las faldas del cerro de Montecristi.

Publicidad

Marcelo García, párroco de Montecristi, indicó que la obra de construcción de la nueva torre lleva un avance de cerca del 40% y que al momento se han ubicado seis niveles estructurales, y que faltaría un nivel más, la cúpula y la estructura metálica, diseño que se mantendrá fiel al original de la estructura caída en 2016.

“Lo que me dijo el ingeniero residente es que si no hay ningún atraso en cuanto a pagos u otros inconvenientes, lo más probable es que a finales de julio o máximo agosto (de este año) estará entregada la obra”, declaró García.

El costo de esta obra bordea los 500.000 dólares, los recursos surgen de donaciones realizadas a nivel internacional y cuyos dineros ingresaron a las arcas del Estado. García aclaró que en la reconstrucción de la torre y mejoramiento de otras partes de la basílica manabita no hay recursos ni del Gobierno y mucho menos de los dineros de la Ley de Solidaridad.

La entidad que primero realizó los trámites para agilizar la obra fue Ecuador Estratégico. Luego de que esta se disolvió, la asumió el Ministerio de Transportes y Obras Públicas, y de acuerdo con García, ahora será el Banco Ecuatoriano de Desarrollo el que a través de sus funcionarios vele por la culminación de este mejoramiento estructural.

García, quien también es vicario general del Arzobispado de Portoviejo para Manabí, indicó que en el caso de la catedral portovejense, se está coordinando incluso con el Municipio de esa ciudad para lo que será el trabajo de mejoras de reforzamiento de todas las columnas, parte de una bóveda, que tendría un costo cercano al millón de dólares, monto que incluso incluirá el proceso de fiscalización de la obra.

“Se han hecho un poco lento los trámites, se está avanzando, está en un proceso de socialización y esperamos que se pueda firmar lo más pronto posible también este tema de la catedral (de Portoviejo), que se ejecuta con los mismos recursos que se están haciendo la torre de Montecristi y también algunas obras en Esmeraldas, son los mismos recursos”, declaró García.

La actual Basílica Menor de Montecristi inició su construcción en 1950 de la mano del entonces párroco de origen esloveno Emil Palcic. En cambio, la catedral de Portoviejo empezó su estructuración en 1956 y fue inaugurada en 1980. (I)