Marisol Gavilanes salió a las 07:30 de su casa en el sector de Carapungo, al norte de Quito. Su destino era el Hospital Oncológico Solca -también en el norte- tenía que acudir a donar sangre para un familiar que se encuentra intervenido en esa casa de salud. Sin embargo, no encontró el bus que normalmente toma, lo que se encontró fue una gran cantidad de usuarios con la misma incertidumbre al no contar con el servicio de transporte.

Tras esperar 30 minutos, tomó un taxi, ante la desesperación por llegar al hospital. La sorpresa al llegar a su destino en 10 minutos aproximadamente fue que el valor de la carrera era de siete dólares, “normalmente se paga tres dólares, máximo cuatro”, añadió Gavilanes. Con molestia pagó el valor que hubiese significado 25 centavos en un bus.

Este lunes 10 de mayo varios buses pertenecientes a la Cámara de Transporte Público Masivo de Pasajeros del Distrito Metropolitano de Quito no salieron a trabajar en la capital. “No es un paro, es la suspensión de actividades por falta de recursos”, anunció el pasado viernes 7 de mayo José Santamaría, titular de este gremio.

En el norte, sur y centro de la capital se evidenciaron largas filas de personas a la espera del servicio de transporte, sin embargo, los buses no llegaron. Una de las opciones que encontraron los pasajeros fue el servicio de taxis para grupos de cuatro personas cubriendo rutas específicas.

Publicidad

Además, varios vehículos particulares aprovecharon para ofrecer este servicio.

Este gremio pide al Gobierno la congelación de los precios del combustible y que regrese al anterior costo por galón del diésel, de $ 1,03. A las autoridades municipales solicitarán que la asignación de rutas se delegue directamente a las operadoras y no por concurso público. También, solicitaron que que se les considere en el plan de vacunación en vista de correr alto riesgo de contagio en las unidades.

El Municipio de Quito informó que el transporte municipal cubrió la demanda de al menos 2.000 buses convencionales que no salieron a operar. “Esperamos que en la tarde exista ya una resolución de este inconveniente. En caso de que no, la operación del transporte municipal se extenderá una o dos horas más de lo habitual para evacuar a la demanda que se presente”, dijo Carlos Poveda, gerente general de la Empresa de Pasajeros.

QUITO (10-05-2021).- Por la paralización de las actividades de la Cámara de Transporte del Distrito Metropolitano de Quito (CTDMQ), el transporte municipal estuvo al máximo de su capacidad. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: El Universo

Además, destinaron 30 unidades adicionales a las que operan diariamente, sumando un total de 217 unidades operativas en troncales y 278 unidades alimentadoras. Sin embargo, no fue suficiente para la demanda, según los usuarios.

Catalina Chuquimarca, de 61 años, viajó con normalidad desde la parroquia de Pifo hasta el terminal Río Coca, tenía un turno en el dispensario del IESS en el Comité del Pueblo, al norte de Quito, también tuvo que tomar un taxi para no perder su turno de atención. Pero, de regreso decidió caminar aproximadamente ocho cuadras hasta encontrar un bus alimentador para dirigirse a la estación del Trolebús y de ahí tomar otro bus del Municipio que llega a la parada Río Coca. “Los alimentadores iban demasiado llenos, por eso tuve que hacer esa travesía”, mencionó Catalina.

varios choferes no compartieron la medida y decidieron salir a trabajar. En redes sociales se publicaron algunos ataques ocasionados presuntamente por otros transportistas, por no acatar las medidas.

Desde el Municipio de Quito informaron que, luego de una reunión con el alcalde, Jorge Yunda, los transportistas llegaron a un acuerdo para establecer mesas de trabajo ya que la cantidad de pedidos es amplia. Sin embargo, no anunciaron si el servicio volverá a la normalidad. (I)