El Bono de Desarrollo Humano (BDH) consiste en una transferencia monetaria condicionada mensual de $50,00 conceptualizada para cubrir vulnerabilidades relacionadas a la situación económica del núcleo familiar.

Este bono se encuentra dirigido al representante de las familias que viven en condiciones de mayor vulnerabilidad, según el índice de clasificación socioeconómica del Registro Social 2013 _extrema pobreza y en la banda de pobreza determinada para protección_, de preferencia a la mujer jefa de hogar o cónyuge, o en aquella persona que tenga como responsabilidad las decisiones de compra.

El Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) detalla que esta transferencia se encuentra condicionada al cumplimiento de corresponsabilidades por parte de las familias en: salud, educación, vivienda, erradicación del trabajo infantil y acompañamiento familiar.

Así también, existe el BDH con componente variable. Este componente se estableció en función del número de hijos menores de edad, de aquellos núcleos familiares que reciben el BDH que se encuentren en condiciones de extrema pobreza conforme el índice del Registro Social 2013.

De esta manera, el BDH _por efecto del componente variable y dependiendo de la conformación del núcleo familiar_, será hasta por un monto máximo de $150 mensuales.

Por otra parte, el Gobierno también entrega una pensión para adultos mayores, que consiste en una transferencia monetaria mensual de $ 50,00 dirigida a las personas de 65 años en adelante, que no acceden a cobertura de la seguridad social contributiva, con el fin de cubrir carencias económicas y gastos que demandan las vulnerabilidades que se acentúan por la edad.

En total el Gobierno mantiene nueve bonos, incluidos dos para personas con discapacidad, tres para adultos mayores, y uno para víctimas de femicidios, que son entregados a un total de 1′463.646 ecuatorianos en condiciones de pobreza y pobreza extrema. Esto representa una inversión de $ 1.297 millones al año. (I)