Los presidentes de Ecuador y Colombia, Guillermo Lasso e Iván Duque, respectivamente, la mañana de este sábado inauguraron el corredor binacional Río Mataje (provincia de Esmeraldas)-La Espriella (Departamento de Nariño). Este paso vial fronterizo se une a los ya existentes en la zona de Rumichaca, en la provincia de Carchi, y el existente en Lago Agrio, en la provincia de Sucumbíos.

El acto inaugural al que asistieron ministros de Transporte y Obras Públicas, gobernadores y autoridades locales de ambos países se dio en el puente de 68 metros de longitud sobre el río Mataje, frontera natural entre Ecuador y Colombia.

El presidente Lasso resaltó que el nuevo corredor binacional fortalece los lazos de cooperación, integración y hermandad que unen a los dos países. Indicó que el diálogo frecuente y la confianza incrementada ha permitido establecer con claridad los objetivos de desarrollo para los ciudadanos, en este caso, para quienes habitan en las zonas de frontera.

Presidentes de Ecuador y Colombia tienen previsto reunirse este domingo para constatar avance de obra en vía Mataje-La Espriella

Para Lasso, aún quedan muchos aspectos por atender y de la agenda común, dijo, hay que atender necesidades en ambos lados de la frontera en temas de infraestructura, conectividad, medio ambiente, educación, salud, comercio y movilidad humana. “Acentuemos nuestro esfuerzo, presidente Iván Duque, en avanzar en los trabajos pendientes que nos demandan estos sectores. Es necesario que logremos ese anhelado desarrollo e indispensable que permita la complementación de nuestras poblaciones fronterizas”.

Publicidad

El presidente ecuatoriano indicó que un reto especial es el de la seguridad, por lo que la cooperación y el compromiso en este tema resultan indispensables. Explicó que las acciones que los dos países impulsan fortalecen el compromiso por el combate a la delincuencia organizada, transnacional, al narcotráfico y sus delitos conexos, a la minería ilegal y a la trata de personas.

“Esas oscuras actividades atentan contra nuestras poblaciones, en especial contra las más vulnerables que habitan en la zona fronteriza. (...) Nada atenta más contra el desarrollo que estos fenómenos, nada distrae más nuestros escasos recursos que esas acciones delincuenciales”, expresó Lasso.

Para ambos presidentes, en el corto tiempo se espera que exista un incremento y un fomento de las actividades comerciales y productivas en esta parte fronteriza de los dos países.

Lasso anunció que Ecuador hará lo indispensable para completar su infraestructura en la zona, pero aclaró que le parece indispensable que al igual que en los otros pasos y puentes que unen a los dos países sea una realidad el establecimiento de un centro conjunto de atención en este punto de frontera.

Un pedido para que se haga un esfuerzo adicional en el área de la salud es lo que solicitó el presidente Guillermo Lasso con miras a lograr una pronta reapertura de las fronteras terrestres. Esta acción, refirió Lasso, debe priorizar la seguridad sanitaria de la zona de integración fronteriza y en general de nuestras poblaciones.

Por su parte el presidente de Colombia, Iván Duque, indicó que este corredor binacional será un nuevo puente de unión en la movilidad, en la competitividad, en la transformación integral y será un espacio para fortalecer la relación migratoria de ambas naciones. “Las carreteras unen vidas, unen realidades económicas, pero sobre todo abren esperanzas para la transformación de las comunidades”.

Publicidad

Según Duque, este nuevo eje vial es una obra anhelada por décadas por poblaciones que han sido azotadas históricamente por la violencia y la exclusión. El mandatario recordó las dificultades para la construcción porque es una vía hecha en medio de un cordón selvático, pero sobre todo dijo que fue complejo enfrentar en el lado colombiano uno de los más grandes flagelos de la criminalidad transnacional: la siembra de minas antipersonales.

En la zona de Mataje fueron secuestrados en abril del 2018 los tres integrantes de diario El Comercio: Javier Ortega (periodista), Paúl Rivas (fotógrafo) y Efraín Segarra (conductor), y días después sus cuerpos fueron encontrados sin vida en el lado colombiano de la frontera. Disidentes de las FARC, liderados por ‘alias Guacho’, fueron quienes perpetraron el secuestro y posterior asesinato.

El ingreso de Ecuador a la Alianza del Pacífico, uno de los puntos de acuerdo entre Guillermo Lasso y el presidente de Colombia, Iván Duque

Sobre este hecho habló Duque, recordando que en esos días del 2018 él prometió que a ‘alias Guacho’ se le iba a “acabar la guachafita” y eso se cumplió en los primeros seis meses de su gobierno, cuando se dio de baja a ese líder de la disidencia y se capturó a otros integrantes de la red delictiva que operó en el crimen de los tres ecuatorianos.

“Todo lo que Colombia pueda hacer por la seguridad de la hermana república del Ecuador lo hará con amor y esfuerzo, porque entendemos que las amenazas que enfrentamos son amenazas para todos, son transnacionales”, apuntó Duque.

Respecto a la pandemia del COVID-19 y al restablecimiento de la movilidad en los puertos secos de frontera entre Ecuador y Colombia, el primer mandatario colombiano manifestó que su país está próximo a llegar a tener 32 millones de dosis aplicadas y que enfrentar a esta pandemia también consiste en retomar cotidianidad, comercio e integración, pero con protocolos de seguridad, con normas en materia de vacunación, unificando la información farmacológica de quienes están aplicados la vacuna.

Duque cree que con los bajos niveles de casos activos de COVID-19, más los avances en el Plan Nacional de Vacunación en Colombia ya se está en condiciones de dar un paso a las aperturas de frontera teniendo las garantías para los dos países. “No se trata simplemente de hacer una apertura, sino con la mayor inteligencia y la mayor capacidad de control”. (I)