Portoviejo

Los dos perros que el pasado miércoles mataron a mordidas a su amo en una ciudadela de Portoviejo fueron sacrificados, esto tras comprobarse que los dos canes de raza pitbull no estaban aptos para su rehabilitación.

Arianni Cedeño, funcionaria del departamento de Fauna Urbana del Municipio de Portoviejo, señaló que tras ser retirados de la casa donde atacaron a su dueño, fueron conducidos hasta los predios internos de la Universidad Técnica de Manabí, en el área de veterinaria. Allí se d se comprobó que los perros tenían ciertos comportamientos adversos.

Ante ello, los funcionarios municipales aplicaron la normativa de la ordenanza de tenencia de perros expedida el año pasado y que contempla en varios artículos sobre perros potencialmente peligrosos debían ser sacrificados a través de la eutanasia.

Publicidad

Hombre murió tras ser atacado por sus dos perros ‘pitbull’, en el oeste de Portoviejo

Para recurrir a esta decisión se acogió lo que indica el artículo 56 de la ordenanza de protección y convivencia responsable de la fauna urbana en Portoviejo, y que sostiene que solo se practicará la eutanasia por parte de un profesional veterinario y se aplicará cuando el animal sea calificado como peligroso de conformidad con la normativa vigente, habiendo recibido terapia de rehabilitación, pero no pudiendo obtener un certificado de inocuidad por el etólogo tratante.

“No podemos dar una certeza que un animal de cierta raza va a comportarse así o de esta forma, pero la idea es que las personas que tienen perros de diferentes razas es que se eduquen a través de sus veterinarios de preferencia para que les expliquen cómo es esa raza”, declaró Cedeño.

Por ello, esta área en coordinación con otras entidades levantarán una campaña de registro de los perros de este tipo de razas en el área urbana de Portoviejo, y a su vez se propondrá el reglamento a la ordenanza aplicada en octubre pasado, para que ahí se incluya la tenencia responsable de perros potencialmente peligrosos.

Hombre lleva siete días hospitalizado en Quevedo por ataque de pitbulls; su familia planteará demanda

Juan Carlos Farfán, veterinario, consideró que se deben entender las diferencias notorias y evidentes en una mascota de compañía o de guardián, y que las personas no solo deben elegir una mascota por el gusto o cómo se ve, sino que deben conocer las características de esos animalitos y que puedan utilizar sus beneficios.

Publicidad

“Lo más común es que un perro muerda a una persona extraña, pero para que un perro muerda a su dueño tienen que haber existido varias situaciones que provocaron esto en los perros, que detonaran que sus instintos desequilibren un poco, porque lo natural de un perro es proteger a su dueño”, dijo Farfán.

Johanna Anzules, de la fundación de ayuda a mascotas “Narices Frías”, cree que la decisión emitida por el departamento municipal fue injusta, que no se hizo un proceso para poder rescatar a los dos perros pitbulls.

La activista manabita cree que de pronto el hecho de cambiarse de casa (el dueño tenía 15 días de haberse cambiado al lugar donde fue mordido por sus perros), pudo generar algún tipo de estrés en las mascotas.

“No debieron tomar una decisión así a la ligera, debieron hacer un análisis más profundo, aquí ni siquiera hay un departamento de comportamiento de animales”, dijo Anzules (I).