PORTOVIEJO

El doble asesinato de dos personas ocurrido el lunes pasado en el oeste de Manta se mantiene en indagaciones, mientras el alcalde del cantón, Agustín Intriago, pidió atención de las autoridades de Gobierno respecto a los actos delictivos.

Pablo Ramírez, comandante de la Zona 4 de la Policía Nacional, señaló que se realizan las indagaciones correspondientes ante los crímenes que se han suscitado en Manabí en los últimos días, incluyendo el doble crimen, y también hizo un pedido para que denuncie o dé información que ayude a esta línea investigativa.

Esa investigación, de acuerdo con Ramírez, busca conocer las motivaciones del asesinato de las dos personas, quienes no registraban antecedentes penales. Ellos se dedicaban presuntamente a actividades de compra y venta de pescado.

Publicidad

El pasado lunes, los dos hombres, identificados como Raúl Franco Noriega y John Hincapié, el último colombiano, fueron atacados al estilo sicariato mientras dialogaban en el barrio 8 de Abril, en el oeste de Manta.

Una de esas indagaciones policiales está relacionado con el aparente parentesco de la pareja del ciudadano extranjero con Gabriel Álava Flor, un empresario que fue asesinado la semana anterior cuando esperaba un pedido de alimentos en la calle 17 y avenida 20, cerca de la avenida Flavio Reyes, zona rosa de Manta.

“Tenemos información relacionada a lo que usted menciona (serían primos), por eso le digo, en estos casos tenemos las primeras horas son muy importantes en la investigación sobre todo los datos que hoy estamos recabando, tendremos importantes resultados en los próximos días”, señaló Ramírez.

En lo que va del año, según el jefe policial, en Manabí se contabilizan 180 muertes violentas, 59 más que en todo 2020.

Por estos hechos recientes, el alcalde de Manta, Agustín Intriago, hizo un llamado de atención a las autoridades de Gobierno y pidió que se promuevan soluciones a dicha problemática.

Indicó que los hechos de sangre ejecutados a plena luz del día conmocionan y agregó que no se puede estar en una especie de orfandad, mientras la delincuencia sigue cometiendo delitos en las calles de este cantón manabita.

“Posiblemente las cifras policiales hablen de que casi la totalidad (con honrosas excepciones) de víctimas mortales violentas registraban antecedentes penales o alguna relación delincuencial, pero eso no quita la zozobra en la que empezamos a vivir todos como ciudadanía”, señaló el alcalde mantense. (I)