Un grupo de habitantes de la parroquia de Ambuquí, perteneciente al cantón Ibarra, decidió tomarse la vía Panamericana E-35, desde las 08:45 de este jueves, para reclamar la atención de los gobiernos locales ante la necesidad de obras por los daños ocasionados por la fuerte estación invernal.

Con carteles y consignas, los moradores permanecían hasta pasado el mediodía de este jueves junto al redondel de esta transitada vía, que une a las provincias de Imbabura y Carchi, y pedían la presencia de las autoridades.

Ahí demandan que se envíe urgentemente maquinaria al sector de Quebrada Seca (Ambuquí), donde varios terrenos y viviendas, según los parroquianos, están en constante peligro.

Advierten que el canal de riego colapsó en noviembre del 2020, sin que ninguna autoridad realice acción alguna para liberar el inminente riesgo. Ahora temen que con la intensidad de las lluvias de estos último días vaya a producirse una desgracia.

Publicidad

El ECU911 de Ibarra informó después del mediodía que continuaba una aglomeración de personas en el lugar inhabilitando el paso de automotores, razón por la que los vehículos que van a Tulcán estaban siendo desviados por la vía Mascarilla-Mira-El Ángel- Bolívar-E 35.

Por otra parte, este jueves se inició el reforzamiento de la estructura del puente de ingreso al centro poblado de Ambuquí, cuya estructura ha sido deteriorada por efectos de las lluvias. El tránsito vehicular fue suspendido, mientras se realizan los trabajos de refacción.

La fuerte y prolongada precipitación de la madrugada de este jueves se llevó un tramo de la carretera de segundo orden que une a Ibarra con San Antonio, dejando aisladas a diez familias.

El desbordamiento de la quebrada Chorlaví arrastró la mesa de la vía inhabilitando la movilidad, afectando al sistema de agua potable y alcantarillado y desmembrando varios terrenos, donde fueron arrancados árboles de aguacate, cultivos de naranja, mandarina, entre otros frutales por la fuerza del agua.

Esta no es la primera vez que se registra la crecida de este afluente, sucede desde décadas anteriores, afirman los vecinos, quienes demandan una solución definitiva a las autoridades cantonales y provinciales.

El Servicio Nacional de Gestión de Riegos indicó que el desbordamiento de la quebrada y el socavamiento se produjo en la vía a Santo Domingo Alto (San Antonio).

Maquinaria avanzó hasta el lugar donde estaría prevista la limpieza y la construcción de una variante para rehabilitar el ingreso a este poblado y encauzar el agua. Moradores de esta zona están demandando una intervención integral.

Los afectados alquilaron maquinaria particular hasta que llegue personal municipal a atender la emergencia.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) informó que las lluvias en Ibarra comenzaron desde la 01:00 de este jueves y variaron de ligeras a moderadas. Los técnicos anunciaron que las precipitaciones continuarán en las próximas horas. (I)