Portoviejo

Algunos estudiantes iniciaron clases en el presente año lectivo en las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas sin pupitres, y ante ello las autoridades de Educación de esas provincias alistan planes de contingencia para que esta falta no lleve a que pierdan clases.

Sandra Alarcón, coordinadora zonal 4 de Educación, indicó que entre los planes de contingencia está el de que algunos planteles brinden clases en horarios tanto matutino como vespertino, y a la par se alista una compra importante de pupitres que se espera concretar en dos semanas.

“Hemos tenido pocos casos (estudiantes recibiendo clases de pie)…Estuvo la subsecretaria (de Educación) constatando e hicimos una visita en territorio para verificar esta situación. El Ministerio de Educación inmediatamente que tuvo el informe respectivo, el levantamiento de información, ha asignado recursos para la compra de pupitres”, señaló Alarcón.

Publicidad

Juegos y algarabía en inicio de clases en Manabí

La causa para esta carencia de pupitres en algunos planteles se da por el incremento de la cantidad de traslados de estudiantes, como por ejemplo ha sucedido de planteles particulares a públicos y también de estudiantes que por la pandemia junto con sus padres se trasladaron a otras provincias, y de estudiantes de otras nacionalidades.

Según el corte que tiene la coordinación zonal 4 de Educación hasta el 16 de mayo, en las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas 43.348 estudiantes ingresaron por primera vez al sistema fiscal, mientras que 60.737 realizaron solicitudes de traslado entre instituciones educativas fiscales, siendo el distrito de Educación de Manta, que contempla a los cantones Manta, Montecristi y Jaramijó, el que más solicitudes de traslado realizó con 10.757.

“A esto se suma que en época de pandemia como la educación era virtual se matriculaban estudiantes de diversos sectores porque podían estudiar en las instituciones educativas; en este caso los venezolanos, por ejemplo, no importaba el sector donde ellos vivían, pero se matriculaban en la institución de su preferencia y ahora han tenido que salir (de esos establecimientos), porque resulta que ellos se desplazaban, se movilizan mucho dentro de la provincia”, explicó Alarcón.

La funcionaria indicó que durante la virtualidad algunos cursos de planteles llegaron a tener entre 45 y 50 estudiantes, pero ahora aquello no puede ser posible por la infraestructura. (I)