Reivindicar su existencia en una de las calles más emblemáticas de Guayaquil es la intención de la manifestación que organiza cada año el colectivo LGBTQI+ con motivo del mes del Orgullo. Así lo expresó Emilio Villafuerte, fundador y director de Valientes de Corazón, ONG para la defensa de la población transexual y transgénero en Ecuador, en una entrevista con Radio City (89,3FM de Guayaquil).

Históricamente hemos tenido la apuesta política por una manifestación pacífica para aglutinar a todos los grupos que forman parte de esta exclusión”, explicó Villafuerte, recordando que la conmemoración del Orgullo LGBTQI+ data de junio de 1969 en Stonewall, Nueva York, cuando se formaron protestas en contra de la represión policial que criminalizaba a las personas homosexuales, bisexuales y transexuales.

Los organizadores de la marcha y su posterior festival solicitaron el permiso a la Municipalidad de Guayaquil para el evento, que se espera realizar el sábado 1 de julio y recorrería desde el Malecón, por la avenida 9 de Octubre, hasta el parque Centenario. Sin embargo, recibieron una negativa para que la manifestación se realice en el centro de la ciudad, debido al gran impacto que genera al tránsito vehicular, y el mismo Municipio sugirió que en su lugar la jornada se cumpla en Samanes, en el norte de la ciudad.

Publicidad

Pero bajo el lema #MarchamosConOSinPermisos, el colectivo anunció que realizará la manifestación tal y como estaba prevista.

El director de la organización aseguró que el aval para manifestar de forma pacífica, sin necesidad del permiso de las autoridades, está estipulado en la Constitución del Ecuador y otros tratados internacionales a los que el país está suscrito, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que como regla general defiende que el derecho de manifestarse y protestar incluye el derecho de elegir el tiempo, lugar y modo de hacerlo.

Lo que Villafuerte detalló es que el permiso que habían solicitado para hacer uso del espacio público es para el festival, que se organiza al culminar la marcha que recorre el centro de Guayaquil.

Publicidad

“Hubo una mala interpretación en las formas en lo que se refiere a la marcha pacífica LGBTIQ+ y el festival del Orgullo LGBTIQ+. El permiso para el espacio público es para el festival, porque para hacer manifestaciones pacíficas no necesitamos permiso de absolutamente ninguna autoridad”, enfatizó Villafuerte.

‘Apelamos a que el alcalde (Aquiles Alvarez) reconsidere el otorgamiento del permiso’, dice Alexander Guano, subsecretario de Diversidades, sobre la marcha LGBTI en Guayaquil

La razón para realizarlo en el centro de la ciudad es que “la avenida 9 de Octubre y Malecón se ha desarrollado como una avenida principal de la ciudad de Guayaquil. Se ha formado un ícono histórico, emblemático en nuestras luchas”, indicó el director de la ONG, pues reiteró que ahí hay más visibilidad y que es donde se encuentra el Municipio.

Publicidad

Villafuerte también se refirió a las objeciones sobre el tránsito vehicular que ha señalado el alcalde Aquiles Alvarez en sus comunicados sobre la negativa del Municipio.

“Tuvimos la oportunidad de ejercer el permiso correspondiente a la autoridad” y tomar las “medidas necesarias, como un plan de contingencia con la ATM”, explicó el representante del colectivo, pero expresó que no se dio la conversación.

Nos hubiese gustado tener un diálogo cercano con el señor alcalde para explicarle qué significa para nosotros una marcha LGBTIQ+, que esta protesta social es a nivel mundial”, señaló.

La primera marcha de este colectivo recién se hizo en Guayaquil en 2000, justo tres años después de que se despenalizó la homosexualidad en Ecuador, lo que ocurrió en 1997. Desde el 2014 se contaba con el permiso anual de la Municipalidad de Guayaquil para organizar la jornada en las calles céntricas. (I)

Publicidad