Las más de 1.100 aglomeraciones que registró el ECU911 en el último feriado de cinco días preocupan a los médicos del país, quienes piden a las autoridades realizar más controles en eventos masivos para evitar un rebrote de contagios del COVID-19.

“La tasa actual de vacunados en el país está por encima del 65 %, con dos dosis, pero no podemos dejar de tener las medidas de bioseguridad, como el distanciamiento y el uso de la mascarilla, por cuanto hemos tenido que sacrificar la vacunación de los menores de edad, cuando tenemos un 10 o 15 % de adultos jóvenes que no se quieren inmunizar”, dice el doctor Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas.

Precisamente jóvenes, en su mayoría, acudieron a conciertos en Santa Elena, Azuay y El Oro, organizados en algunos casos por gobiernos seccionales, donde muchos estaban desprovistos de mascarillas y sin el debido distanciamiento que, por ejemplo, sí se observa en los estadios de fútbol.

Por resolución del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, desde el 30 de octubre se pueden realizar conciertos con el fin de promover la reactivación turística y económica en el país.

Publicidad

El problema, dicen los médicos, es que ha quedado claro en los eventos masivos del último feriado que no se han tomando en cuenta todos los protocolos.

2,3 millones de personas se movilizaron durante el último feriado

Los lineamientos para espectáculos públicos (en los que se incluye el fútbol) dictan que estos se deberán desarrollar en espacios abiertos o con techo abierto donde se pueda controlar el aforo sugerido del 60 %. Los organizadores deberán garantizar mecanismos de preventa de entradas con identificación y como requisito de venta se debe exigir el certificado de vacunación o una prueba negativa de PCR.

Además, se deben cumplir los requisitos dispuestos por las intendencias de Policía, así como los dispuestos por competencia de los Gobiernos autónomos descentralizados cantonales y metropolitanos, regulación y control del uso de los espacios públicos que se desarrollen en cada circunscripción territorial.

Durante esta semana se realizaron eventos artísticos masivos en Pasaje, en El Oro. Tomado de Twitter @cesarencaladae

Juan Zapata, presidente del COE nacional y director del ECU911, dice que el no uso de la mascarilla está estipulado como una infracción en las ordenanzas de los Gobiernos autónomos descentralizados, pero en muchos casos los eventos son organizados por los mismos municipios. “Los controles no están al 100 %”, lamentó.

Publicidad

Más de 1.100 aglomeraciones hubo en el feriado

El funcionario considera que es responsabilidad de los organizadores de eventos masivos reservarse el derecho de admisión para quienes no cumplan los lineamientos de bioseguridad, y lanza una advertencia: La disposición del COE de permitir los eventos masivos se someterá a evaluación permanente conformen avance el plan de vacunación y la situación epidemiológica del país. Es decir, si hay un rebrote considerable, los eventos se cancelarán.

Y es algo que teme el sector turístico, que espera una afluencia de público similar en el feriado de diciembre, por fin de año.

Juan Pablo Vanegas, presidente de la Cámara de Turismo del Azuay, quien estima que las visitas a Cuenca fácilmente se duplicaron los 45.000 que arribaron en el asueto anterior, por el 9 de octubre, considera que uno de los factores claves por los cuales la tercera ciudad más poblada del país atrajo a tantos visitantes fue la realización de eventos masivos.

La reactivación económica se sintió en otras provincias como Santa Elena, Manabí, Tungurahua o El Oro. A nivel nacional, el feriado inyectó a la economía nacional más de $ 70 millones, según el Ministerio de Turismo.

Publicidad

¿Pero a qué costo, en lo sanitario, se lograría la reactivación económica? Otra vez ha comenzado a verse movimiento de familiares que buscan ingresar a sus pacientes a los hospitales por el reciente contagio de COVID. Y aún es pronto para saber la incidencia de este último feriado y las aglomeraciones.

“Tenemos un incremento de casos en algunas provincias. En Guayas, donde solo tenemos el 55 % de la población inmunizada, hay casos graves en el hospital centinela del Guasmo, cuatro casos nuevos en UCI aquí y 10 en Manabí”, dice el doctor Tenorio.

“Debemos fortalecer la vacunación en el grupo etario de adultos jóvenes. Hay lugares donde no se han inmunizado, hay que mejorar esta inequidad”, sugiere el galeno.

El aumento de casos confirmados después de un feriado con respecto a la tendencia antes del asueto es una realidad. En los cuatro días previos al descanso por la independencia de Guayaquil, que comprendió del 8 al 10 de octubre, en el país se registraban hasta 250 casos en un día. Después del feriado, el Ministerio de Salud Pública registró incrementos diarios de hasta 631 casos, como pasó el 12 de octubre.

Publicidad

La variante delta

“Lo más probable es que aumenten los contagios”, advirtió antes del inicio del feriado Paúl Cárdenas, investigador del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ).

Se basaba en un factor adicional por el que las autoridades sanitarias y los especialistas insisten en que no hay que bajar la guardia, más aún en los feriados: la presencia en todo el país de la variante delta del SARS-CoV-2 y sus subvariantes, cuya capacidad de transmisión es más alta que los otros tipos, y que ha sido identificada en el 75 % de los casos analizados en las últimas semanas.

Casi 100.000 vehículos salieron de Guayaquil a playas de Guayas y Santa Elena

“Tiene algunas mutaciones que están relacionadas con que la ventana de contagio de las personas infectadas es más larga, es decir, las personas son contagiosas por mucho más tiempo, teniendo alta carga viral en las vías respiratorias altas. Y parece que este virus se pega mejor al receptor de los humanos”, explicó Cárdenas.

Este médico valora el nivel de vacunación en el país para hacer frente a la pandemia. “La mayoría de personas que están vacunadas, si se contagian, van a tener una enfermedad leve y no van a requerir una hospitalización y eso es importante por tomar en cuenta”.

Sin embargo, dice que hay que tener conciencia de que aún no termina la pandemia. “Tenemos que seguir cuidándonos sobre todo por aquellas personas más susceptibles de enfermedades graves, aquellas personas de la tercera edad, con cáncer, diabetes, problemas renales”. (I)