Manta, MANABÍ

El incremento de proyectos inmobiliarios en Manta en los últimos tres años no solo ha generado un crecimiento urbanístico, también ha ayudado a impulsar empleos y obliga a entidades como el Municipio a generar nuevos espacios para emplazar territorios destinados a construcción de edificios y hasta proyectos habitacionales.

Esto va de la mano con la proyección de planes integrales para dotación de servicios básicos en áreas o polígonos destinados a crecimiento inmobiliario.

A pesar de los efectos como el terremoto que azotó a Manabí y luego la pandemia, las solicitudes de permisos de construcción en Manta para proyectos inmobiliarios sobrepasan las 1.000 desde el 2020 hasta marzo de este 2022.

Publicidad

Según datos del Municipio de Manta, en el 2020, año que empezó la pandemia del COVID-19, este cabildo otorgó 318 permisos de construcción, en el 2021 fueron 642 y en lo que va del 2022 otros 88 se entregaron. En total 1.048 permisos de construcción en obras que ya se iniciaron y otras ya culminadas.

MANTA, Manabí. Una de las zonas de mayor crecimiento urbanístico y por ende de mayor plusvalía es la de la vía a Barbasquillo. Foto: Neptalí Palma

Uno de esos permisos otorgados fue para el proyecto inmobiliario más grande con el que hasta la fecha cuenta Manta, el Grand Bay, del empresario Pablo Campana. Este proyecto demanda una inversión de unos 80 millones de dólares para la construcción de cuatro torres, cada una con unos 70 departamentos.

El proyecto se erige en la zona de mayor plusvalía de Manta, en la vía a Barbasquillo, un área donde confluyen varios servicios y actividades, como centros comerciales, hospitales, hoteles cinco estrellas, otros proyectos inmobiliarios, universidad, espacios culturales como teatros y los mejores destinos culinarios nacionales e internacionales asentados precisamente por ciudadanos de otras naciones que llegaron a este puerto manabita.

La obra se construirá en 12.000 metros cuadrados, y se aspira a que en octubre se inicien los trabajos. Según Cristhian Wiese, encargado del proyecto, el total de los departamentos tendrá vista al mar.

Publicidad

“Cada una de las unidades vamos a introducir el mar a través de terrazas y balcones, la experiencia de vivir el mar de Manta será única en Grand Bay, son unidades frescas, claras y trasparentes, espacios amplios y modernos, con verdaderos acabados de lujo”, destacó Wiese.

Empezó proceso de comercialización de complejo inmobiliario moderno en Manta

En Manta hay dos zonas o polígonos de mayor plusvalía. La primera es la ubicada en la zona adyacente a la playa El Murciélago, en donde se establecen un gran centro comercial, edificios de departamentos, hoteles, zonas rosa y bancaria.

La segunda está adyacente a esta y se encuentra en la vía a Barbasquillo, que también comprende hoteles cinco estrellas, y donde se construirá el proyecto Grand Bay.

Teodoro Andrade, coordinador de Gestión Estratégica y de Proyectos del Municipio de Manta, indicó que en la zona adyacente a la playa El Murciélago, el costo del metro cuadrado está entre los 500 y 1.000 dólares, mientras que en la zona de Barbasquillo, que comprende proyectos como el Grand Bay, el edificio Riva Di Mari, franjas adyacentes a esta vía y el Umiña Tennis Club, el metro cuadrado fluctúa entre los 400 y 1.000 dólares.

Publicidad

“Hay otros sectores de menor valor, pero de alto crecimiento inmobiliario, que sería el polígono del sector Jesús de Nazareth, que comprende la urbanización Villarreal, nuevo Coliseo, Urbanización Barú (vía a San Mateo)”, declaró Andrade.

Grigory Sánchez, presidente de la Asociación de Arquitectos de Manta, indicó que el dinamismo que presenta este cantón hace que empresarios piensen en construir en áreas consideradas de gran crecimiento urbanístico.

Destacó que esto ayuda al crecimiento de la ciudad y crea espacios masivos para albañiles. No obstante, la limitante es que hay pocos espacios para profesionales locales, pues los grandes proyectos traen sus propios ejecutivos.

MANTA, Manabí. Una de las zonas de mayor crecimiento urbanístico y por ende de mayor plusvalía es la de la vía a Barbasquillo. Foto: Neptalí Palma

La imagen de construcción de grandes proyectos inmobiliarios se destaca a lo largo del perfil costero mantense, donde hay proyectos que fluctúan entre los 10 y 20 millones de dólares, dependiendo de la magnitud.

Publicidad

El Municipio de Manta ya estableció costos de precio por metro cuadrado de terrenos en zonas que comienzan a interesar a inversionistas, que son los sectores de la zona rural, como playas de este puerto manabita.

Así estableció la ordenanza de valoración de los predios urbanos y rurales y sus elementos, para determinar, administrar y recaudar los impuestos prediales que ya rigen para el bienio 2022-2023.

Ese interés de construcciones inmobiliarias se da porque Manta tiene condiciones o ventajas comparativas frente a las grandes ciudades. Una de ellas es que este puerto manabita genera su producción económica a base de actividades como la pesca y turismo.

Andrade consideró que Manta no tiene problemas de movilidad, de aglomeraciones, y los relacionados con desigualdades son menos evidentes que en ciudades como Guayaquil y Quito.

“Es una ciudad intermedia y está al alcance de nuestras manos, no tiene problemas que tienen ciudades como Quito y Guayaquil, como los de movilidad, y esto ocasiona que empresarios de estas ciudades busquen otros mercados para expandir negocios”, señaló Andrade.

Más de $ 80 millones se prevé invertir para la construcción de proyecto habitacional en Manta

Los desafíos de una ciudad que crece

El funcionario municipal cree que se debe pensar en el futuro de una ciudad que comienza a tener mayor crecimiento poblacional, y aquello demandará mayor cantidad de servicios, es por ello que ya habla de proyectar una nueva matriz productiva.

La ciudad actualmente se enfoca en turismo y pesca, pero en lo relacionado con pesca la limitación de expansión de ese mercado y el hecho de que la pesca artesanal se diluye por varios factores, entre ellos, el acoso de organizaciones delictivas internacionales, debe generar la proyección de nuevos métodos de difusión de trabajo y a la par el crecimiento armónico de la ciudad.

De allí que se planteen desde el Municipio proyectos de mediano y largo plazo en una zona especial de desarrollo económico, donde se establezcan una ciudad alimentaria, polígonos industrial y comercial, sumados a espacios de tecnología, de promover el turismo, y espacios para habitar y negocios, que es lo que se promueve con los nuevos proyectos inmobiliarios.

“Si nosotros queremos desarrollo, nosotros desde ahora tenemos que ver en nuestro plan de desarrollo hacia dónde tenemos que ir, porque aquí no solamente se trata de construir ciudad, aquí se trata de construir sociedad. Si la sociedad no tiene estas nuevas oportunidades en los jóvenes, entonces se afecta la sostenibilidad, ese es el punto”, declaró Andrade.

Las inversiones inmobiliarias que llegan a Manta también van de la mano con el turismo, un espacio que tiene crecimiento en este cantón, el único en Manabí que cuenta con hoteles cinco estrellas y además el único con un aeropuerto con vuelos nacionales regulares.

Según las estadísticas de la Fundación Buró Turismo de Manta, en esta ciudad existen 125 establecimientos de alojamiento, 36 hoteles, 83 hostales y 6 hosterías, y tiene una capacidad de hospedaje de 8.401 huéspedes por noche.

Sánchez cree que esa sostenibilidad de Manta se puede forjar de la mano con el crecimiento urbanístico, y por ello considera esencial que la academia también se sume a este proceso que generará mayor progreso a la considerada ciudad dínamo de Manabí. (I)