Esmeraldas

La casa de cemento de tres pisos de Jorge Ronquillo se fraccionó. Parte de su estructura se afectó y debe derrocar la parte frontal para reducir peso. La vivienda la construyó en el sector de la calle Batallón Montúfar, en el barrio Bellavista Sur, con un crédito al Issfa.

Desde el 2013 reside en su casa con su familia integrada por seis personas. En el terremoto del 2016 no sufrió daños estructurales, pero el sismo de 6 del sábado sí dañó su estructura.

“La reconstrucción se estima en unos $ 7.000, entre mano de obra y materiales de construcción”, dice Ronquillo, mientras piensa cómo pagar el préstamo vigente con el Issfa.

Publicidad

Vicente Bone, otro afectado por el sismo, también está preocupado. No tiene dinero para comprar cemento, arena y bloques para reparar las paredes de su casa de un piso que se afectó en el barrio 13 de Abril.

Otros han optado por comenzar a buscar dinero para repararlas por su propia cuenta. Aurelio Maffare, quien trabaja como ayudante en el Puerto Artesanal Pesquero, estaba en ese caso.

Moradores de varios barrios de Esmeraldas protestaron en calles para exigir atención de autoridades por daños de sismos

Algunas iniciaron pequeños emprendimientos o talleres para su subsistencia, pero con este sismo registran pérdidas.

El equipo que envió a Esmeraldas el Cuerpo de Bomberos de Quito corresponde a la Unidad Urban Search and Rescue (USAR), que trabajará en cinco frentes. Foto: cortesía Cuerpo de Bomberos de Quito.

Maritza Banguera, quien instaló un taller de costura en su casa del barrio Patricio Páez, dice que el poco dinero que tenía ahorrado, ahora tiene que invertirlo para el cambio de la baldosa del piso y refacción de paredes de cemento.

Publicidad

Otros afectados se registran a la espera del bono para reconstrucción de viviendas que anunció el presidente de la República, Guillermo Lasso, en su visita a la capital esmeraldeña, el lunes.

Según datos del Gobierno, hay 42 viviendas destruidas y más de 800 personas afectadas. El presidente Guillermo Lasso indicó que se han comprometido a entregar bonos de desastre de $ 270 paralas familias afectadas, un bono de $ 7.500 para reparaciones a quienes deben reconstruir casas y un bono de $ 15.000 para quienes perdieron totalmente sus viviendas.

Técnicos y profesionales en estructuras recomendaron verificar si es viable reparar las casas en los barrios considerados como zona cero debido a la vulnerabilidad del suelo, carencia de servicios básicos y vías de accesos adecuadas.

Betto Estupiñán, de Riesgos del Municipio de Esmeraldas, recordó que en las lomas circundantes de la capital esmeraldeña han ocurrido eventos naturales por inviernos anteriores y durante el Fenómeno de El Niño.

Publicidad

La casa de cemento de tres pisos de Jorge Ronquillo, del barrio Bellavista Sur, se fraccionó en gran parte de su estructura. Foto: El Universo

“Tenemos los casos de La Guacharaca, 20 de Noviembre, La Ceiba, 13 de Abril, Santas Vainas, Barrio Lindo, El Coquito, Chone, La Machala y otros, donde sucedieron hundimientos y deslizamientos con destrucción de casas, en diferentes años”, puntualizó.

Varias de estas familias fueron reubicadas en nuevos asentamientos habitacionales, pero muchos no dejaron sus antiguas casas y volvieron a habitarlas, indicó Estupiñán.

Los daños recientes de casas y edificios se deben al sismo de 6 y ocho réplicas hasta las 10:00 de ayer lunes.

La noche de este lunes, algunas familias de los barrios Vista al Mar y Lindo optaron por movilizarse a sitios seguros con sus pertenencias y mascotas, a casas de familiares o albergues, en vehículos de Fuerzas Armadas. Personas caritativas llegaron con refrigerios o bebidas calientes para los albergados.

Publicidad

Los afectados esperan que la ayuda llegue pronto sin trabas ni largas esperas. “Pedimos celeridad en el levantamiento de información de las casas afectadas y familias damnificadas por los sismos”, manifestó Oswaldo Jaén, morador de Vista al Mar, quien protestó junto a otras familias en la vía pública, reclamando celeridad ayuda gubernamental.

En hospital Delfina Torres se adecúan espacios de atención ante daños causados por el sismo en Esmeraldas

De su lado, la alcaldesa Lucía Sosa solicitó al presidente Lasso nuevos edificios para ocho oficinas y la Alcaldía del Municipio de Esmeraldas. Estos departamentos laboraban en dos edificios entregados en comodato por Inmobiliar (Registro Civil y del antes banco La Previsora), que sufrieron daños por los sismos del fin de semana y se recomienda no utilizarlos por el momento.

El pedido se debió a que el edificio principal del Municipio está en reconstrucción debido a afectaciones internas por el terremoto del 2016. El año pasado se adjudicó la reparación junto con el parque 20 de Marzo, con una asignación de $ 6 millones. (I)

Casa de dos pisos de cemento del barrio 13 Abril averiada en gran parte de su estructura por los sismos. Luis Freire Foto: El Universo

Una olla comunitaria para afrontar carencias

Emérita Casierra y sus vecinas del barrio 13 de Abril se levantan temprano a preparar desayunos o almuerzos en ollas comunitarias bajo carpas de plástico o improvisados techos metálicos.

Recolectan hortalizas, frutas, plátanos, arroz, carnes, pescado y otros productos para el almuerzo. “Por los temblores que ocasionaron daños internos en las casas se afectaron las cocinas a gas y utensilios, dice Dora Ayoví, una de las afectadas.

Algo similar se realiza en los barrios La Ceiba, Canchimalero, Patricio Páez y otros que están considerados como zona cero.

En las aceras y calles estrechas, la gente ubicó colchones, algunos encima de plásticos y junto a riachuelos por fugas de agua potable o residuales.

Raúl Alomía pernoctaba el lunes en un colchón en la calle, mientras jugaba con su niño Ariel de 2 años, sin temor que algún vehículo o motocicleta los atropelle.

Pero con la esperanza que le reconstruyan la casa de su madre Deidamia, donde reside con su esposa y su niño porque está desempleado.

Funcionarios del MIES registran a los damnificados para ingresar a la base de datos de ayuda humanitaria y bonos de contingencia y desarrollo humano.

Dato

Unos 15 bomberos de la Unidad de Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas (USAR) de Quito colaboran en el levantamiento de datos de las casas afectadas. También lo hace la SNGRE con profesionales en ingeniería civil y estructuras, quienes recomiendan derribar total, parcialmente o reparar las viviendas siniestradas.