Las paredes de puentes a desnivel, casas coloniales y edificios del centro histórico de Quito y del barrio La Mariscal tienen una infinidad de grafitis que fueron realizados durante las manifestaciones del paro nacional.

Luego de finalizada esta etapa de enfrentamientos y movilizaciones, tras el acuerdo entre autoridades de Gobierno y de los movimientos indígenas, el Municipio continúa este sábado, 2 de julio, la limpieza de dichos espacios.

El Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) se encarga de la limpieza y mantenimiento de esta zona patrimonial, que fue el epicentro de las movilizaciones. Angélica Arias, directora de esta entidad municipal, señaló que el paro nacional provocó una afectación de $ 44.000 en el centro histórico.

Más de $ 2 millones representan los daños materiales que provocó el paro indígena en Quito

De ese presupuesto, $ 36.000 se destinaron para la limpieza y recuperación de paredes y piedras afectadas por grafitis, explicó Arias.

Publicidad

Todas las mañanas, a las 07:00, las escuadras de limpieza elaboraban informes de los daños y realizaban reparación con pintura blanca. Por ello, las paredes del casco antiguo lucían mosaicos rectangulares. Este es el primer paso, según explicó la directora del IMP; después tendrán que tomar los colores originales de cada pared.

“Este es un problema de todo el año. Cada día estamos tapando grafitis. Por eso, también estamos iniciando una campaña para destinar espacios para los artistas urbanos”, agregó Arias. (I)