El manuscrito original sobre la viruela, que fue escrito de puño y letra del médico Eugenio de Santa Cruz y Espejo, que data de 1785, es la obra más valiosa de la biblioteca Manuel María Sánchez, del colegio Mejía, que se ubica en el centro de Quito.

Forma parte de los 204 libros que fueron seleccionados, por ser considerados más emblemáticos, para un proceso de restauración que se hizo entre el 4 de abril al 15 de julio del 2022.

Fue posible gracias a la asistencia financiera internacional de la fundación Príncipe Claus de Holanda que donó $22.000, según Ramiro Endara, director ejecutivo de la fundación Conservartecuador, organización que estuvo al frente de esa tarea.

Explicó que se hizo un proceso técnico de intervención al patrimonio cultural bibliográfico que se encontraba afectado y en riesgo mediante diversos procesos que atravesaron varias etapas.

Publicidad

La Casa de la Cultura Ecuatoriana restaura obras en silencio y con paciencia

Primero se hizo una evaluación para determinar cuál era la colección que iba a ser intervenida técnicamente. Esto lo hizo un equipo integrado por un bibliotecario, un filólogo y un restaurador.

Se tomó en cuenta el contenido, la originalidad, la rareza, el estado de conservación en el que se encontraban los volúmenes.

Se escogió los más afectados y que estaban un poco húmedos, acotó.

También se hizo un análisis de laboratorio para identificar el porcentaje de humedad, la afectación en el patrimonio documental y se determinó cuál era el proceso de intervención.

Publicidad

Con esas evaluaciones, se elaboró una propuesta técnica de intervención que fue avalada por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) y valida con el Ministerio de Educación.

Previo a la intervención, se hizo una fotodocumentación que consistió en identificar las características del volumen como, por ejemplo, la tapa frontal y posterior.

Eso sirve para ser almacenada en una ficha de inventario del patrimonio cultural del Ecuador.

El museo de arte medieval de Francia reabre tras años de obras intermitentes

El manuscrito del médico ecuatoriano Eugenio Espejo acerca de la viruela formó parte de la colección que fue restaurada. Foto: El Universo

También hay una ficha de inventario que contiene más detalles del volumen y se hizo una limpieza superficial, profunda y profunda química en una cámara de limpieza de suciedad que tiene una metodología de succión por medio de aspiradoras.

Publicidad

Después se los pasó por una cámara de luz germicida. Luego fueron a las mesas de restauración.

Acerca del texto de Espejo, Endara indicó que formó parte de una donación hecha en 1908 de alrededor de 300 libros que versan sobre medicina.

Ese libro, al igual que los restantes 203, están listos para el acceso al público, entre los que constan además algunas ediciones europeas de la época colonial y del periodo republicano. También colecciones incautadas a la orden jesuita cuando fue expulsada de los territorios de la corona española.

Para Fabián Fuentes, rector del colegio Mejía, se han recuperado libros que son símbolos de la historia del Ecuador.

Publicidad

“Están codificados ya los libros, la gran mayoría, son 3.000 libros que están codificados, dentro de esos hay unos 200 libros que son emblemáticos (...) que están recuperados”, indicó el rector.

Antes del inicio del año lectivo 2022-2023, previsto para el 1 de septiembre se haría una inauguración.

Fuentes añadió que se establecerá un cronograma para que la ciudadanía pueda acceder a los textos. (I)