En Ecuador existen al menos tres entidades que se encargan de la vigilancia genómica en el país. Una de ellas es el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi) Leopoldo Izquieta Pérez.

En un reporte de la entidad se indicó que se han analizado 917 secuencias de genoma completo del SARS-CoV-2 y se han identificado tres variantes de preocupación y dos de cuidado, así como otras que no tienen clasificación por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este proceso se inició en junio del 2020 con tres muestras, según reportes del Inspi en su página web. En julio pasado se anunció la implementación de la Vigilancia Genómica Sistemática y Rutinaria del SARS-CoV-2 y que en los últimos 30 días se hacían 190 secuencias por semana, aproximadamente.

Los resultados de este proceso del Inspi fueron:

Publicidad

Variantes de preocupación

Alfa (B.1.1.7): 100 secuencias

Gama (P.1-P.1.1-P.1.2): 122 secuencias

Delta (B.1.617.2 incluido AY.1/AY.2): 79 secuencias

Variantes de cuidado

Iota (B.1.526 con E484K o S477N): 248 secuencias

Lambda (C.37): 143 secuencias

Otras variantes detectadas

B.1.621: 139 secuencias

Publicidad

A.2.5: 60 secuencias

B.1.1.348: 10 secuencias

B.1: 3 secuencias

B.1.1.411: 2 secuencias

B.1.1.1: 2 secuencias

B.1.1.318: 2 secuencias

B.1.469: 2 secuencias

B.1.1: 1 secuencia

A.2.5.2: 1 secuencia

A.2.4: 1 secuencia

B.1.468: 1 secuencia

B.1.356: 1 secuencia

Además del Inspi, la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES) también reportan las variantes que encuentran de las muestras secuenciadas en sus laboratorios. (I)