Andrea Medina está convencida de que la muerte de su hermano no fue un accidente, como sostiene una de las hipótesis que maneja la Policía con respecto a la muerte de Andrés Medina, de 18 años, cuyo cuerpo fue encontrado el 12 de enero pasado en una quebrada que da al río Machángara, en el sector El Calzado, en el sur de Quito.

“Aún no hay ningún resultado (…). Lo preliminar es que no fue un accidente, la Policía sigue investigando, porque a pesar del barrido realizado aún no encuentran los zapatos ni el celular de mi hermano”, aseveró.

Luego de que Medina denunció el suceso como un posible asesinato, en redes sociales se emprendió una campaña con el hashtag #JusticiaParaAndres, lo que ha generado varias muestras de solidaridad y apoyo con la familia e indignación por la inseguridad en las calles de la capital.

Este Diario publicó ayer, con base en documentos y testimonios de la propia institución, que una de las posibilidades que se contempla en las indagaciones preliminares es la de un accidente y no un asesinato.

Publicidad

Andrea Medina rechazó esta publicación e informó que ha recibido el apoyo de la Policía y que, incluso, el alcalde Santiago Guarderas y la secretaria de Seguridad, Daniela Valarezo, comprometieron su contingente para los barridos realizados en la zona en donde se encontró el cuerpo de su hermano.

Christian Gallardo, subdirector nacional (s) y jefe de la zona 9 DMQ de la Dirección Nacional de Investigación de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Secuestro y Extorsión (Dinased), indicó a este Diario que a partir de hoy el caso se encuentra en investigación previa.

“En los 30 días para realizar la investigación previa tendremos varias hipótesis… En el camino se desechan unas y se acogen otras. De acuerdo con los indicios recolectados se podrá saber el motivo y dar solución al caso… y más datos no puedo dar porque es reservado”, agregó.

Después de los 30 días se sabrá el informe de la Policía Nacional sobre este caso. Eso esperan los familiares de Andrés Medina, quien estaba próximo a graduarse del colegio. (I)