Los familiares de los viajeros afectados durante el siniestro de tránsito de un bus de la cooperativa San Gabriel, a la altura del redondel de Otavalo, protagonizaron este viernes 16 un plantón en los exteriores de la Corte Nacional de Justicia, en Quito.

Kléver Almeida, de la Fundación Cavat, explicó que las 56 familias afectadas en el siniestro vial no han recibido ninguna indemnización económica y han incurrido en incuantificables gastos, quedando algunos de los heridos en sillas de ruedas, otros imposibilitados para laborar o sin trabajo.

El siniestro vial, ocurrido el 24 de septiembre del 2017, dejó 14 muertos y 42 heridos. Los afectados sostienen que están viviendo un viacrucis, con graves problemas económicos, ya que las víctimas desamparadas deben pagar la recuperación de las heridas y los honorarios de abogados.

Paola, cuyo hermano falleció en el accidente, informó que acudieron al plantón unas 20 personas que llegaron desde Ibarra para exigir que el proceso no prescriba. Han pasado tres años y siete meses y el juicio aún continúa.

Publicidad

La joven se considera una víctima indirecta del accidente. Entre los reclamantes hubo ciudadanos en sillas de ruedas, que aseguraron que sus vidas cambiaron desde aquel suceso.

Ellos piden justicia y agilidad en el proceso. La madre de uno de los lesionados dijo que están esperando que se cumpla con la sentencia establecida por la jueza en la Corte Provincial de Justicia de Imbabura.

La autoridad judicial habría dispuesto el pago de indemnizaciones, pero no se pueden efectivizar porque toda la documentación está en la Corte Nacional de Justicia (Quito), y mientras no regrese a Otavalo, los abogados no pueden hacer nada para agilizar el proceso, indicaron los allegados.

En Quito les dijeron, según ellos, que existen muchos procesos y hay un orden, por lo que deben esperar, ya que todavía se analizan los del año 2019. Los familiares de los afectados pidieron que se agilite el trabajo y que envíen pronto el expediente para que el caso no quede impune.

Luis Auz, padre de otro de los heridos que después del hecho utiliza silla de ruedas, dijo que estuvieron dos horas y que el abogado de la CNJ que lleva el caso no estuvo presente en el lugar.

Espera este lunes ser recibido por el funcionario judicial tras una audiencia que le confirieron para averiguar con su patrocinador el estado del proceso y cuándo volvería a Otavalo. (I)