El equinoccio de septiembre significa el paso de verano a otoño para el hemisferio norte, mientras es el paso de invierno a la primavera para los países del hemisferio sur; en los polos el cambio es mucho más drástico pasando de 6 meses de luz a 6 meses de oscuridad para el Polo Norte y viceversa en el Polo Sur.

En el año 2023 el equinoccio tendrá lugar el día sábado 23 de septiembre a las 06h50 (hora de Ecuador continental).

El astrofísico doctor Ericson López, director del Observatorio Astronómico de Quito, explica en un comunicado que en los días de los equinoccios, el eje de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol, lo que significa que todas las regiones de la Tierra reciben aproximadamente el mismo número de horas de luz solar. En otras palabras, la noche y el día tienen, en principio, la misma duración en todo el mundo.

Publicidad

Durante los equinoccios que ocurren en marzo y septiembre, el ecuador terrestre coincide con la eclíptica.

Los equinoccios ocurren en marzo (entre los días 19 y el 21) y septiembre (entre los días 21 y el 24).

En el hemisferio sur, el equinoccio de septiembre marca el inicio de la primavera y en el hemisferio norte, marca el inicio del otoño.

Este 2023, en el hemisferio sur, la estación primaveral durará aproximadamente 89 días y 21 horas, y terminará el 22 de diciembre con el comienzo del invierno.

Publicidad

Solsticios y equinoccios: dan paso a las estaciones

Similar a los equinoccios, los solsticios son fenómenos astronómicos que se producen dos veces al año. Los solsticios marcan el comienzo del verano y del invierno, mientras que, como se dijo, los equinoccios indican la llegada de la primavera y del otoño.

Los solsticios son los dos momentos al año (junio y diciembre) en que el eje de la Tierra llega a su máxima inclinación con respecto al Sol.

Publicidad

Equinoccios en otros planetas

National Geographic explica que la Tierra no es el único planeta que experimenta equinoccios: todos los planetas de nuestro sistema solar los tienen.

La sonda Cassini en órbita alrededor de Saturno logró captar en 2009 un equinoccio en el planeta famoso por sus anillos. Al igual que en la Tierra, los equinoccios se producen cada medio año en Saturno, pero eso equivale a 15 años en la Tierra. (I)