El hospital del IESS Quito Sur anunció un “colapso” hospitalario por el alto flujo de pacientes.

Álvaro Gaibor, gerente de la casa de salud, explicó que inicialmente había 350 camas hospitalarias instaladas, 10 puestos para unidades de cuidados intensivos (UCI) y 9 para intermedios intermedios, pero por la pandemia se han extendido a 600 puestos instalados dentro de los cuales hay 49 puestos de UCI.

El COE nacional hizo una evaluación de los confinamientos prolongados que se aplican desde el 23 de abril

A la fecha, agregó, el hospital ha sobrepasado las 92.000 atenciones a personas con sintomatología respiratoria durante la emergencia y más de 200 personas llegan diariamente en busca de atención, el número de casos confirmados no ha disminuido y se mantiene en niveles altos desde semana atrás con gran cantidad de pacientes moderados y graves.

Acaba de colapsar nuestro sistema hospitalario. El modelo de gestión epidemiológico ha permitido atender a quienes han acudido por nuestro servicio y adecuarnos en todos los espacios técnicamente posibles, pero hemos llegado al límite de nuestra capacidad por lo que por más que queramos ya no se pueden brindar las mismas atenciones

Álvaro Gaibor, gerente del hospital IESS Quito Sur

Con respecto a la mortalidad, Gaibor sostuvo que se ha incrementado y hay un promedio de 10 fallecidos cada día que oscilan entre 20 y 49 años. Además, que existe un potencial escenario de incrementarse.

En Quito, el confinamiento habría tenido poco impacto en el control a la pandemia

Agregó que nunca les han faltado medicamentos ni insumos, pero por la grave situación en la que se encuentran hay el riesgo de limitar la prestación de varios de ellos como oxígeno y medicinas.

Testimonios

Bernardo Fuenmayor se encontraba este miércoles afuera del hospital. Comentó que su esposa estaba con síntomas de coronavirus desde hace tres días.

Empezó con fiebre, tos, y ya no tenía ni gusto ni olfato. Desconocía en dónde se pudo haber contagiado. Fueron para que ella se hiciera una prueba diagnóstica.

Fuenmayor temía padecer él también del virus.

Jéssica Dueñas contó que su esposo tenía saturación baja y le pusieron oxígeno. Desde el sábado está en emergencia y necesitaba una cama de UCI pero no había. Es profesor. Tenía el 60% de los pulmones afectados.