Nueva Loja

Un tramo de la vía Lago Agrio-Quito volvió a cerrarse debido al avance del socavamiento en el río Coca en el sector de San Luis, parroquia Gonzalo Díaz de Pineda, cantón Chaco de la provincia de Napo.

Un segmento de la carretera en el kilómetro 64 entre la Y de Baeza-Reventador fue arrancado por el derrumbe ocasionado por la erosión regresiva del río Coca.

Desde el lunes, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) dispuso el cierre total de la carretera mientras trabajan en la construcción de una variante que permita restablecer el tránsito vehicular en dicha ruta.

Se prevé que la reapertura de la vía demore diez días aproximadamente. “Se coordinan trabajos con el fin de ejecutar una nueva variante de aproximadamente 760 metros con el fin de permitir la conectividad entre Sucumbíos y Napo, se espera que entre cinco y diez días se pueda entregar la nueva variante”, señaló José Zambrano, subsecretario de la coordinación zonal 2 del MTOP

Por su parte, las autoridades de la provincia de Sucumbíos piden la declaratoria de emergencia vial con los recursos necesarios para la construcción de una variante vial definitiva que se aleje y no sea alcanzada por la erosión regresiva del río Coca.

El asambleísta de Sucumbíos, Comps Córdova, no descartó llamar al ministro de Transporte y Obras Públicas a comparecer ante la Asamblea Nacional para que explique las acciones emprendidas para enfrentar los daños ocasionados por la erosión regresiva del afluente.

El próximo viernes se realizará una reunión entre las autoridades de Napo y Sucumbíos con el propósito de analizar la problemática vial que ha dejado incomunicada a esa parte de la región Amazónica.

Para llegar a Nueva Loja, capital de Sucumbíos, los transportistas públicos y particulares deben dar la vuelta por la carretera Baeza-Loreto-Coca-Lago Agrio. (I)