La erosión regresiva del río Coca continúa generando estragos en la carretera Quito-Lago Agrio. Esta vez se cerró el tramo Y de Baeza-Reventador desde el jueves pasado. Este lunes continuaba el inconveniente, según informó el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP).

El Ministerio informó que debido a la pérdida total de la calzada en el kilómetro 64 de la vía Baeza-Reventador, ubicado en el sector San Luis Casa Rosada, a causa de la erosión regresiva, el sitio continúa cerrado al tránsito vehicular.

También indicó que los automotores livianos de un solo eje y transporte interprovincial podrán circular por la nueva variante emergente de 300 metros, ubicada en el km 64 en horario de 06:00 a 18:00.

Adicionalmente, se recomienda a los vehículos de carga pesada tomar la ruta alterna Pifo-Y de Baeza-Y de Narupa-Loreto-Coca-Lago Agrio.

No es la primera vez que la erosión regresiva afecta a la carretera. En agosto del 2020 se produjo un problema similar en el kilómetro 66.

La erosión regresiva del río Coca provocó la rotura de los oleoductos (SOTE y OCP) en abril del 2020, generando pérdidas económicas y ambientales para el país. Adicionalmente, el Gobierno ha tenido que invertir en ciertas obras temporales y definitivas de mitigación de la erosión con el objetivo de evitar daños a las obras de captación de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair.

Las empresas Petroecuador y OCP han debido también invertir en la construcción de variantes de los oleoductos para continuar operando, y también en la remediación ambiental, por el derrame ocurrido en abril del año pasado. Mientras, las poblaciones del sector se muestran muy preocupadas tanto por los daños ambientales causados como por el riesgo constante en la zona. (I)