Hasta las primeras horas de este jueves 18 hubo operativos entre policías y militares en el sur de Guayaquil, pero a partir de las 10:00 ya no había más uniformados de las Fuerzas Armadas en las calles y la Policía esperaba indicaciones para retomar los controles. Esto por el fin del estado de excepción debido al repunte de violencia.

La medida, dirigida a nueve provincias, debía terminar el 18 de diciembre, pero la Corte Constitucional, en su atribución de revisar los decretos que el presidente de la República emite para tales efectos, decidió bajar su vigencia a la mitad, sin perjuicio de que el Ejecutivo pueda dictar otro, como ya ha advertido Guillermo Lasso tras la última masacre en la Penitenciaría del Litoral.

No obstante, el gobernador del Guayas, Pablo Arosemena, dijo en un conversatorio que pese al fin del estado de excepción, los militares continuarían en las calles haciendo operativos de control de armas, municiones y explosivos.

Arosemena aseguró que no es necesario un decreto presidencial para que se realicen estos operativos que en 30 días, solo en Guayas, han permitido el registro de 409.000 personas y 357.000 vehículos.

Publicidad

Gobernador del Guayas, Pablo Arosemena, ofreció detalles de los resultados obtenidos durante operativos. Foto: Cortesía Gobernación

En un mes que duró el estado de excepción, en Guayas se detuvo a 1.136 personas por distintos delitos, se desarticularon 28 bandas, se decomisaron 202 armas de fuego y 77 armas blancas. Además, 82 carros robados fueron recuperados y 391 motos fueron retenidas.

Arosemena añadió que la cifra de robos, en todas sus modalidades, ha disminuido durante este año, lo que no ocurrió con el asesinato, delito que casi se ha duplicado en comparación con el año pasado.

En lo que va del 2021, la cifra de muertes violentas en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) ya supera los 580 casos. En la Zona 5 (resto de Guayas) supera los 210 casos.

Preocupación

El final del estado de excepción preocupa a los habitantes de Los Ríos, provincia que ha visto una ola creciente de violencia.

Publicidad

Por eso, dar seguimiento a convenios pendientes entre los Gobiernos autónomos con el central, en temas de seguridad, es el principal objetivo del Comité provincial de Seguridad Ciudadana de Los Ríos.

Aquí se buscará impulsar la participación de las brigadas de seguridad ciudadana en conjunto con los jefes, tenientes políticos y comisarios de Policía. Otra de las decisiones fue la creación de la Mesa Técnica Especializada Provincial para diseñar un plan de fortalecimiento de seguridad.

Estas y otras resoluciones se pondrán en marcha en los trece cantones de este territorio fluminense, donde hay temor de que los hechos delictivos y criminales se incrementen.

Manuel Linares, empresario quevedeño dedicado a la venta de materiales para la construcción, manifiesta que los robos nunca cesaron durante los 30 días que duró el estado de excepción. Varios de sus amigos fueron víctimas de asaltos, a pesar de que militares realizaron operativos en las entradas y salidas de los cantones.

Publicidad

En Los Ríos, los ciudadanos manifiestan que los controles por parte de la fuerza pública no han sido suficientes para frenar la inseguridad. Foto: El Universo

“Tenemos claro cuál es el trabajo de los militares en las calles, que es el control de armas y municiones, pero a veces su presencia genera más confianza al ciudadano, aunque los delincuentes ni así dejaron de hacer sus fechorías”.

La Policía ha manifestado que los crímenes suscitados en Los Ríos han sido muertes dirigidas por integrantes de organizaciones delictivas que luchan por el territorio y el expendio de sustancias sujetas a fiscalización.

“Nuestro trabajo es mantener el orden de cada población y capturar a quienes cometen los delitos, el sistema judicial es el que lleva los procesos de investigación y sentencias, así como determina la situación de los detenidos”, dijo el comandante de la Zona Especial de Los Ríos, Renato Cevallos.

En Los Ríos son más de 150 los crímenes registrados en lo que va del año, en comparación con los 61 que se suscitaron en el 2020.

Publicidad

El último crimen al estilo sicariato ocurrió ayer en el cantón Ventanas, donde dos hombres a bordo de una motocicleta asesinaron a tiros a un hombre cuando se dirigía a su trabajo.

Militares seguirán en las cárceles

El gobernador del Guayas, Pablo Arosemena, aseguró que los miembros de las Fuerzas Armadas seguirán en el perímetro externo de la cárcel de Guayaquil, único sector donde la Corte Constitucional avala que estén en el marco de la emergencia carcelaria, que fue decretada antes del estado de excepción.

En Manabí, el jurista y exasambleísta Guillermo Celi está de acuerdo con la iniciativa del Gobierno de promover un proceso de pacificación en las cárceles. “Hay que cuidar la vida de todos, por eso es importantísimo el apoyo de países amigos en la lucha contra el crimen y se debe reducir lo más pronto el hacinamiento”.

También considera que se deben establecer mecanismos automáticos para indultar a aquellos que han cumplido más del 60% de su pena, exceptuando a los condenados por asesinato, secuestro, drogas y violaciones.

“Hay que darle recursos al sistema judicial a través de la Fiscalía y a los jueces para que agilicen los procesos penales porque es lamentable lo que ocurrió en las cárceles, donde han sido asesinados incluso quienes no tenían ni siquiera un juicio”, refirió el exasambleísta. (I)