Luego de tres fines de semana de confinamiento en la provincia de El Oro, las autoridades locales revelan noticias alentadoras. La cantidad de pacientes COVID-19 que esperaban por camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales Teófilo Dávila y del Seguro Social Machala ha disminuido en los últimos días.

“El espacio para atención a pacientes COVID-19 ya existe en las dos casas de salud de Machala, de las 102 camas UCI del hospital del IESS existen algunas de ellas vacías. En el hospital Teófilo Dávila tenemos 60 camas habilitadas, ahora solo están ocupadas 47, eso significa que no hay pacientes en espera por una cama”, señaló Danny Gámez, gobernador de El Oro y presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial.

La autoridad provincial admitió que están surtiendo efecto las medidas emitidas por el COE nacional en la provincia de El Oro y en otras quince provincias de Ecuador, donde el número de casos de coronavirus se había incrementado en forma acelerada.

Según un informe del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito, se registró la presencia de la variante brasileña P.1 y la británica B.1.1.7 en la provincia de El Oro.

Expertos señalaron que desde enero pasado ya casi no se detectan las variantes comunes del SARS-CoV-2, debido a que han sido desplazadas por variantes que generan mayor preocupación al ser más contagiosas. (I)