Esmeraldas

El puerto pesquero artesanal de Esmeraldas no pasa por un buen momento. La pandemia complicó a algunos usuarios y eso ha desencadenado en una serie de problemas.

Un amplio porcentaje de usuarios adeuda montos por arrendamiento, en tanto que por la pandemia algunos tuvieron que reducir sus actividades. Otros se quejan de la falta de mantenimiento en la infraestructura e inseguridad.

Publicidad

La Secretaría Técnica de Inmobiliar es la encargada de esta infraestructura junto con administradores del puerto, que entró en operaciones en mayo del 2016 y cuyo costo de construcción fue de $ 25′177.298,72, con financiamiento estatal.

Uno de los problemas es la falta de mantenimiento. Esto es evidente en los muelles flotantes para desembarque de pesca, descarga de aguas residuales, techado metálico, entre otros.

Alejandro Fajardo, arrendatario de una de las 50 bodegas para almacenamiento, dijo que realizó una inversión para reparar fugas de agua potable. En tanto que Alejandro Copete, gerente de la flota pesquera Deriancom, cambió el techo y algunas estructuras metálicas corroídas por la salinidad marina.

Nueva gasolina: 90.836 galones de ecoplús 89 se pusieron a la venta en primeros seis días de plan piloto

Los daños se observan también en las estructuras metálicas de sujeción de los muelles, con el riesgo de algún accidente laboral, principalmente en operaciones nocturnas, explicó Maura Oviedo, vocal de la Cámara de Pesquería de Esmeraldas.

Publicidad

Mientras, en el mercado de mariscos, los vendedores salieron con mesas, carpas y utensilios a trabajar en las veredas, porque no funcionaría el sistema de drenaje de aguas residuales, según Elodora Cagua, comerciante informal.

Hay áreas del puerto pesquero que presentan deterioro. Cortesía Foto: El Universo

Esta situación ocasiona malestar a los dueños de vehículos, transeúntes y a quienes llegan a servirse alimentos en el patio de comidas.

Otro inconveniente es la acumulación de deudas que tienen los arrendatarios y que no han podido ser solventadas. La Secretaría Técnica de Inmobiliar, con fecha 22 de junio anterior, notificó a la empresa Deriancom para que cumpla con el pago de canon de arrendamiento por $ 170.061,65. Se establecía un plazo de tres meses para desocupar las instalaciones.

Con la otra empresa que también opera en el puerto pesquero no se llegó al acuerdo de pago, porque el plazo sería muy extenso, según el documento de la institución estatal.

Publicidad

“El pago por arriendo mensual es de $ 5.255 y no hemos cumplido por la pandemia del COVID-19, inseguridad para los pescadores que laboran en tierra y en alta mar, más el cierre de mercados con China, debido a la emergencia sanitaria, explicó el empresario Copete.

En esta empresa laboran unas 300 mujeres en varias actividades y se ha reducido personal hasta resolver la deuda de arrendamiento del predio.

Un 90 % de las 50 bodegas adeudan arrendamiento, cuyo costo mensual es de $ 150 y se les ha formalizado un convenio de pago, según Oviedo.

El Frente de Usuarios del Puerto Pesquero de Esmeraldas solicitó una reunión con el presidente de la República, Guillermo Lasso, para exponer la problemática que enfrenta este sector, indicó su secretario Wilberth Bustamante.

Publicidad

Plantean la instalación de una mesa técnica en Esmeraldas y la condonación de deudas de las 2 empacadoras, de las 50 bodegas y de los 800 pescadores artesanales.

En Chamanga no se utiliza el puerto pesquero

Una deuda con un contratista no permitía el funcionamiento del puerto pesquero que se construyó por un monto de $ 5 millones del fondo de la reconstrucción en San José de Chamanga, del cantón Muisne, sur de la provincia de Esmeraldas.

Material explosivo y fusil encuentran en zona de frontera de Esmeraldas

La infraestructura fue inaugurada en junio del 2020, pero los pescadores artesanales no podían utilizarla. Esta zona fue afectada por el terremoto del 2016 y el muelle pesquero era parte de las obras de reconstrucción.

Cuenta con una fábrica de hielo, planta de procesamiento, potabilización del agua y taller para fibras y motores, pero algunas estructuras se estaban afectando.

A los pescadores de Esmeraldas se les ofreció además del puerto pesquero de Esmeraldas, cinco facilidades pesqueras en las comunidades de San Lorenzo, Muisne, Rocafuerte, Limones y San José de Chamanga, infraestructuras que servirán para mejorar el desembarque, tratamiento y calidad de la pesca. Ofrecimientos que no se han cumplido, en tanto los obreros del mar siguen laborando en condiciones precarias. (I)