Las barras energéticas, las galletas de sal o dulce y las leches saborizadas que se entregarán a miles de estudiantes en los planteles educativos de la Costa y Sierra serán elaboradas por un nuevo proveedor que no registra experiencia en este servicio desde 2020.

La recién adjudicada contratista que dará el desayuno escolar, la empresa pública ESPE-Innovativa E.P. no ha recibido contratos para la entrega de productos alimentarios en los últimos cuatro años, según registra el portal del Servicio de Contratación Pública, Sercop.

Publicidad

Esta proveedora firmó el pasado lunes 27 de mayo un contrato para abastecer de la colación escolar a varias provincias, por un monto de $ 11,4 millones, en un plazo de noventa días. Fue elegida como única participante en un proceso de régimen especial, que duró siete días y en el que fue invitada directamente por el Ministerio de Educación.

La contratación con ESPE-Innovativa se dio tras los cuestionamientos realizados por el presidente Daniel Noboa a la anterior empresa, Lafattoria S. A., que abastecía de la alimentación escolar a las zonas territoriales 4 y 8, que comprenden algunas provincias de la Costa y de la Sierra.

Nuevo proveedor, ya no LaFattoria, fue contratado por $ 11,4 millones para la entrega de la alimentación escolar en los planteles

A inicios de mayo pasado, Noboa acusó a Lafattoria, que también es proveedora de la alimentación en las cárceles del país, de tener supuestos vínculos con el crimen organizado. Noboa señaló que esta empresa le compraba el agua a la compañía Queen Water, de propiedad de familiares de Adolfo Macías Villamar, alias Fito, cabecilla de la organización delictiva Choneros. La acusación del presidente se produjo luego que Lafattoria suspendió sus operaciones ante una deuda del Gobierno por $ 30 millones.

La empresa pública de la Universidad Politécnica de las Fuerzas Armadas, ESPE-Innovativa E.P., que no atendió un pedido de información de este Diario, se creó en enero del 2015, según sus estatutos, para ejecutar proyectos de la misma universidad o de otras instituciones, públicas o privadas, nacional o internacional.

Publicidad

En el Sercop se registró como proveedora para actividades generales como la compra de accesorios o partes mecánicas, eléctricas y tecnológicas, para la construcción de infraestructuras, servicios de capacitación educativa, entre otras. También está habilitada para el suministro de comidas por encargo, preparación de alimentos o la comercialización de productos de consumo humano.

Lafattoria denuncia ante Contraloría la ‘retención ilegal’ de los $ 30 millones que le adeuda el Gobierno por la alimentación en escuelas y cárceles

Los primeros contratos públicos le fueron adjudicados desde 2017, según los datos del Sercop. Ahí constan adjudicaciones para la capacitación de funcionarios del Petroecuador, auditorías a la ejecución del sistema contra incendio del poliducto Esmeraldas-Quito y estación Ambato y también consultorías para informes técnicos de los contratos de la refinería de Esmeraldas.

En los años siguientes, ESPE-Innovativa E.P. fue contratada para la digitalización del sistema informático del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), para el mantenimiento de cuatro radares de las Fuerzas Armadas, para la impresión y elaboración de documentos electorales, para la puesta en marcha de equipos de seguridad en el edificio del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, entre otras contrataciones.

Las entidades que le han asignado la mayor cantidad de contratos han sido las diferentes divisiones de las Fuerzas Armadas, batallones de infantería, brigadas de aviación, comandos de operaciones o inteligencia. También la han seleccionado gobiernos seccionales como el Municipio de Quito, Consejo de Régimen Especial de Galápagos, Consejo Nacional Electoral, Banecuador, Andec, entre otros.

Lafattoria, proveedora de la alimentación en las cárceles y escuelas, recibió $ 684,3 millones desde 2012; en cuatro gobiernos, uno le adjudicó más contratos

En total, desde 2017, ESPE Innovativa ha sido adjudicada con 158 contratos por $ 35,2 millones, según los registros del portal de contratación pública. De estos, apenas dos procesos de compra correspondieron a la adquisición de raciones alimentarias, en los años 2019 y 2020, que sumaron $ 189.489.

En este último año, el Comando de Inteligencia Militar Conjunto de las Fuerzas Armadas la contrató por $ 10.206 para la entrega de ‘1.800 raciones alimentarias preparadas de combate tipo c de 24 horas’, mientras que en 2019 la seleccionó para que le provea de raciones ‘tipo criollas de 24 horas para el personal militar encargado de la seguridad hidrocarburífera’, por $ 179.283.

Estas raciones comprendían para el desayuno la entrega de galleta de sal, de dulce, café soluble, mermelada, dos sobres de azúcar y dos envolturas de panela; para el almuerzo una funda de arroz blanco, un enlatado de proteína (atún, mechado de pollo o chancho), sobre de bebida en polvo para disolver, una funda de sal y un sobre de sopa para preparar; para la cena un snack de habas, maní o frutos secos, y un fideo precocido con sabores variados (carne, pollo, camarón). Además, los soldados recibían como accesorios una vela, dos pastillas purificadoras de agua y una caja de fósforos.

Para el ganar el contrato de $ 11,4 millones de la colación escolar, ESPE-Innovativa propuso la entrega de productos variados como una barra de cereal, leche o jugo de frutas más galletas de sal o dulce. En total, la nueva proveedora del Ministerio de Educación debe abastecer de 36,4 millones de raciones a 1′470.328 estudiantes de 4.816 unidades educativas, la mayoría de la Costa del país. (I)