Manifestantes se apostaron esta mañana de martes en el parque El Arbolito, y otros decidieron bloquear las vías del barrio La Mariscal, en el centro norte de Quito.

Con lanzas de madera, en cada esquina del barrio, se ubicaban en grupos de cinco a siete personas. Algunos se identificaron como procedentes de la provincia de Pastaza, en la Amazonía.

Los vehículos tenían que dar la vuelta y regresar en contravía ante la amenaza de los protestantes. Otros preguntaban por una salida; desconocían qué vías estaban habilitadas.

Mientras tanto, a menos de tres kilómetros, los representantes, encabezados por Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), seguían esperando por las autoridades de Gobierno.

La Policía Nacional realizó un operativo con su equipo de motorizados. Las motocicletas se distribuyeron desde la avenida 6 de Diciembre y desde ahí normalizaron el tránsito vehicular. El ambiente al mediodía se mantiene con una tensa calma. (I)