En Quevedo funciona una supuesta empresa que capta dinero, según la Superintendencia de Bancos, y esta se ha convertido en tema de conversación de reuniones familiares, despensas, mercados y buses... La promesa de altos intereses atrae a cientos de personas a la provincia de Los Ríos, donde funciona, pero los comentarios también hablan de temor o dudas, ante lo que se debe tener claro cómo reconocer el tipo de negocios al que se accede.

“Este es el caso de la empresa Quevedo Inversiones / Big Money que no cuenta con la autorización de la Superintendencia de Bancos para que ejerza una función financiera. Es más, al consultar en la página del SRI, no se evidencia información alguna respecto a esta ‘supuesta empresa’ y su falta de veracidad, es la primera característica que la ciudadanía debe considerar antes de tomar una decisión que implique entregar cualquier cantidad de recursos económicos”, publica el organismo que supervisa al sistema bancario.

Entre las principales señales que la ciudadanía debe tomar en cuenta para identificar servicios financieros falsos constan las siguientes, según la Superintendencia de Bancos:

  • Esquemas secretos
  • Altos rendimientos
  • Comisión por nuevos miembros
  • Oferta la hacen a través de redes sociales o WhatsApp

La supuesta empresa inversora que capta los capitales se llama Big Money, dirigida por Miguel Ángel Nazareno, un cabo retirado hace dos semanas del Ejército. Él defiende la legalidad de la actividad: “Mi empresa de inversiones se llama Big Money. Empezamos en este proyecto en el 2017 con 40 socios. Se manejaba de forma reservada, entre militares, médicos y otros profesionales que se arriesgaron a invertir. Como nos fue bien, entonces decidimos ayudar a dinamizar la economía de Quevedo, que no tiene nada malo ni irregular, somos gente seria y seguiremos respondiendo como hasta ahora lo hemos hecho”, dijo a una radio de Los Ríos.

Publicidad

El Ejército ecuatoriano emitió un boletín de prensa en el que señala que desde el 7 de junio de 2021 el cabo Nazareno no se presenta a laborar en el Grupo de Fuerzas Especiales n.° 26 Cenepa, ubicado en Quevedo, unidad militar en la que se encuentra dado el pase. Ese día un abogada presentó, en su representación, una solicitud de baja voluntaria.

“Actualmente la solicitud de baja de la institución se encuentra en trámite; sin embargo, y de acuerdo con los reglamentos militares en vigencia se ha iniciado el debido proceso administrativo-disciplinario, por encontrarse el cabo Miguel Nazareno falto a sus obligaciones militares y no presentarse a laborar hasta la fecha en espera de que su trámite de salida del servicio activo haya concluido”, anota el comunicado de prensa en el que se aclara que las acciones fuera de servicio no son de responsabilidad de la institución.

La Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE) explica en su página web que en el delito de captación ilegal de dinero “se utilizan empresas de fachada, servicios y/o productos: salud y medicamentos; estética y belleza; turismo, recreación y deporte; asesoría profesional; dotación de equipos y maquinaria; alimentos y productos naturales y artesanales; y, giros nacionales; planes pensionales, vivienda, autos, venta de tarjetas prepago, entre otros”.

Señales de alerta generales, según la UAFE

  • Empresas no cuentan con la respectiva autorización de la Superintendencia de Bancos y Seguros.
  • Pago de intereses superiores a los ofertados por el sistema financiero.
  • Oferta de negocios fáciles de alta rentabilidad en corto plazo.
  • Pago de comisiones por la incorporación de nuevos ‘inversionistas’.
  • Creación de gran cantidad de empresas de papel, sin tener la logística ni los medios necesarios para su funcionamiento.
  • Oferta de múltiples servicios y/o productos.
  • Cambio constantemente de sus denominaciones.
  • Transferencias enviadas al exterior por montos altos.
  • Resistencia al solicitar información.
  • Oficinas funcionan en un domicilio.
  • Estratificación de fondos para evitar controles (estructura de sucesivas operaciones para ocultar, invertir, transformar, asegurar o dar en custodia bienes o dinero provenientes del delito).

Para el reportaje ¡Alerta con ofertas de ganancias altas en tiempo récord! Reclutadores de empresa buscan a menores de edad y a jóvenes en redes sociales, publicado semanas atrás, la fiscal Sobeida Conforme, del área de recepción de denuncias de la Fiscalía del Guayas, sostuvo que si se detecta una irregularidad o una persona presenta una denuncia por un aparente perjuicio en una práctica piramidal, la Fiscalía podría investigar los posibles delitos de captación ilegal de dinero y estafa, tipificados en los artículos 323 y 186 del actual Código Penal, en ese orden, cuyas penas son de hasta siete años de cárcel.

“Pese a que el organizador no se lucra, cae en el delito por no tener una autorización legal (para captar dinero). Y cuando no puede cumplir con el resto (de personas), que viene de abajo hacia arriba (sería una estafa), porque los primeros que cobraron dejaron de aportar, lo que hace imposible (mantener el negocio)”, detalló la fiscal.

Publicidad

¿Cuáles son las cifras de las denuncias por estos delitos?

En el 2020, los negocios por internet experimentaron un auge ante la hiperconexión de la población por el confinamiento debido al COVID-19. En ese año también se registró un aumento de las denuncias de estafa, según los registros nacionales de la Fiscalía: 14.413 en 2018, 17.090 en 2019 y 18.569 en 2020. En tanto que las acusaciones por captación ilegal de dinero disminuyeron de 160 en 2019 a 66 en 2020.

La aparición de la supuesta empresa captadora de capitales reaviva los recuerdos del caso del notario José Cabrera, quien también ofrecía altas ganancias. El 26 de octubre de 2005 falleció. Su muerte generó incertidumbre en las más de 30.000 personas que le entregaron dinero. Eso terminó en una convulsión social.

Por ello, autoridades recomiendan a la ciudadanía que desconfíe en las ofertas de dinero fácil porque podría resultar perjudicada. (I)