Frente a la inminente apertura de las fronteras entre Ecuador y Colombia anunciada para este miércoles 1 de diciembre, una de las demandas para enfrentar el impacto económico que significará para Tulcán y Carchi es la rehabilitación de la canasta comercial transfronteriza.

Esta herramienta de comercio binacional fue suspendida tras la pandemia y el cierre unilateral del puente internacional de Rumichaca, decretado por el presidente colombiano Iván Duque, el pasado 17 de marzo de 2020.

Esta iniciativa entró en vigencia por segunda ocasión el pasado 1 de junio de 2019, aplicando siete meses y medio. Fue aprobada para dos años, esta vez incrementó el número de beneficiarios y la cantidad de productos.

Roger Estrada, dirigente del Centro Comercial Popular, que agrupa a más de 800 negocios, señala que debería rehabilitarse esta herramienta comercial fronteriza ya que restan todavía trece meses para su real cumplimiento.

Publicidad

Este artesano plantea además que deberían ser incluidos varios insumos que utilizan, que no existen en Ecuador y los fabrica Colombia, lo que permitirían abaratar los costos de producción.

En cambio, Genaro Pozo, de Reactivación Económica 04, sugiere que debería habilitarse uno de los andenes del puente de Rumichaca, donde más de 4.000 pequeños negociantes deberán presentar la cédula (04) y carné de vacunación con las dosis completas para ingresar los artículos colombianos.

El anuncio de reabrir frontera con Colombia crea expectativa en transportistas, pero inquietud en comercios de Tulcán

Esta decisión gubernamental beneficia a más de seis mil comerciantes de Carchi, que están catastrados. La canasta tiene un monto de 20 millones de dólares y se aplicará durante 24 meses, según el documento firmado en el gobierno del expresidente Lenín Moreno.

La canasta comercial incluye 58 productos libres de aranceles que comprenden artículos como televisores, impresoras, licuadoras, computadoras, celulares, artículos de aseo, microondas, entre otros.

Publicidad

Las cuotas de importación son asignadas en función del nivel de las ventas anuales registradas en el SRI, dentro del periodo fiscal anterior a la emisión de la Resolución n.º 013-2019.

Álex Chamorro, presidente de la Cámara de Comercio de Tulcán, sostiene que sería una opción viable, pero recuerda que los precios de varios electrodomésticos con la eliminación de aranceles son parecidos a los colombianos.

Las ventajas de comprar en Ecuador es que las mercancías están nacionalizadas y legalizadas, no existiendo el riesgo de que sean aprehendidas por la aduana, y cuentan en todo el territorio con repuestos y servicio técnico.

Montos fijados para la canasta comercial

Publicidad

<b>Facturación de comerciantes al año 2019</b><b>Cupo de la canasta comercial</b>
Menor a 20.000 dólaresHasta 27.000 dólares
Mayor a 20.000 y menor a 160.000 dólaresHasta 11.000 dólares
Mayor a 160.000 dólaresHasta 8.000 dólares

Los comerciantes luego de realizar sus compras en Colombia deberán presentar la factura, cédula y Registro Único de Contribuyente (RUC) en las oficinas de la Aduana, ubicadas en el puente internacional Rumichaca.

El Servicio Nacional de Aduana realizará el aforo de la mercadería y procederá a emitir la liquidación aduanera, luego los beneficiarios deberán cancelar la liquidación en una ventanilla bancaria ubicada en ese sector y retirar la mercancía.

En el marco de la socialización de la aplicación de la canasta, el Distrito de Aduana Tulcán ha realizado capacitaciones para informar a los comerciantes de los beneficios que conlleva.

El comercio de Tulcán, que comenzó a reactivarse en esta pandemia con el cierre del puente internacional de Rumichaca, teme que su reapertura lo lleve a una severa crisis. Foto: Ricardo Cabezas

La creación de la canasta comercial nació en el régimen del expresidente Rafael Correa y se sumó a otras políticas económicas impulsadas para reactivar la economía de los carchenses.

Publicidad

Los comerciantes están a la expectativa de que el presidente Guillermo Lasso tome en consideración esta iniciativa que ayudaría, según dicen ellos, a la rehabilitación económica pos-COVID-19 que ha golpeado fuertemente a todos los sectores económicos y productivos.

Tras la decisión de los mandatarios de ambos países de reabrir las zonas de frontera, el Comité Nacional de Operaciones de Emergencia elaboró el plan de bioseguridad para controlar el paso de personas hacia y desde Ecuador.

Yaco Martínez, gobernador de Carchi, quien participó en la mesa en Quito con la presencia de los ministerios de Salud, Transporte, Gobierno, Cancillería, Producción, Policía, Ejército, entre otras instituciones, señaló que el documento será difundido a la población de inmediato.

El representante del Ejecutivo en la provincia fronteriza adelantó que la reapertura será ordenada y progresiva para evitar aglomeraciones en el viaducto internacional, además requisito obligatorio será la presentación del carné de vacunación. (I)